OPINIÓN

Soy de Bankia

"En Rato o en Olivas he visto a políticos poco juiciosos y de mucha pompa, gente blindada con contratos millonarios y con pensiones exorbitantes, incluso obscenas"

Soy de Bankia, parte muy interesada. No porque tenga un empleo directivo o un quehacer, sino porque tengo una hipoteca. Eso sí que es importante: eso sí que es un cargo. O una carga.

Cuando acudo a mi oficina se me trata con diligencia, con cuidado, sin arrebatos. Conozco a distintas personas que trabajan en ese banco: es más, tengo una amiga de mucha competencia que atiende en otra sucursal. Por lo que sé se deshace tratando a los clientes, aconsejándoles con prudencia. Sus jefes están contentos con el desempeño de dichas tareas. No es ella quien vigila el estado de mis ahorrillos (es mejor no mezclar amistades y capitales), sino un señor al que no conocía hasta hace poco. Es un caballero joven, apuesto, viste con esmero y se dirige al cliente con pronto amable y sensato. Demuestra inteligencia y es una persona formada, cosa que agradezco. Supongo que hay numerosos empleados como mi amiga y mi asesor.

Cobro la nómina en Bankia, los recibos están domiciliados en dicha entidad y allí está mi plan de pensiones, esos caudales que uno reserva para la vejez (si puede…). En principio no tengo de qué quejarme. Y, sin embargo, me quejo. Me he sentido maltratado por los magnates de Bankia. Mi pensión no alcanzará nunca las indemnizaciones que don Rodrigo de Rato y Figueredo o don José Luis Olivas Martínez cobran o cobrarán. Mis cuentas nunca llegarán a los capitalazos que ellos mismos acaparan. ¿Acaso porque tienen una gran competencia profesional? Francamente, no se les conoce. En Rato o en Olivas he visto a políticos poco juiciosos y de mucha pompa, gente blindada con contratos millonarios y con pensiones exorbitantes, incluso obscenas.

Meses atrás, el señor De Rato y Figueredo pidió contención salarial a los españoles. Sentí cólera: la irritación que me provocaba tamaña desvergüenza. ¿Cómo puede exigir eso quien tiene el colchón forrado de millones? Bueno, el colchón y la hucha. Por su parte, los conocimientos financieros de Olivas me asombran. Si él ha llegado hasta la presidencia de Bancaja, yo —que soy ignorante en tantas y tantas cosas— podría postularme para presidente del Fondo Monetario Internacional o para capitanear el Banco de Valencia. No sé nada de negocios, pero eso no es problema. Simplemente me haría falta apoyo político o partidario: aquello de lo que se han beneficiado estos banqueros tan rumbosos.

Mientras ellos se garantizaban un porvenir dichoso (de lujo, oigan), mientras De Rato se despedía medrosa y descortésmente, los empleados de Bankia sobrellevaban el cargo o la carga saliendo y atendiendo con coraje a los impositores, que tenemos el respaldo de las instituciones. Qué paradoja: muchos ultraliberales tendrán que pedir disculpas, pues al final nos salvan el Estado y los trabajadores.

Gracias.

http://blogs.elpais.com/presente-continuo/

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

La increíble levedad de Iniesta

No se presta demasiada atención últimamente al medio del Barça en los medios, pero ante el City fue el mejor

“Sobran atletas y faltan artistas”

Considerado el mejor jugador de balonmano de todos los tiempos, el croata Balic fue imaginativo como pocos. Ahora se retira en un segundo plano. Por ALEJANDRO CIRIZA

¿Un maratón en dos horas?

El fondista Wilson Kipsang cree que es posible, pero que no será pronto

EL PAÍS RECOMIENDA

Un colegio excelente también es un buen caladero yihadista

Pablo Guimón Londres

Los expertos sostienen que el caso de las británicas que viajaron a Siria refleja que la Red es clave en la radicalización

La literatura sin final

Autores de distintas generaciones relatan los viajes de ida y vuelta en sus textos

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana