Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arenas intenta abrir una grieta entre PSOE e IU en educación

El líder del PP reta a que no se cumpla la ratio en las aulas

Arenas, con diputados y senadores del PP.
Arenas, con diputados y senadores del PP.

Javier Arenas parece haber decidido poner término al decaimiento en el que se sumió su partido tras el frustrante resultado del 25 de marzo y retomar los bríos, al menos en el combate al adversario socialista. De modo que ha guardado el decálogo de reformas que propagó durante la campaña para momentos más oportunos y se ha marcado un primer objetivo: aprovechar cualquier resquicio de disensión entre PSOE e IU para hacer palanca e intentar abrir una grieta en el Gobierno de coalición.

 Y la primera parada ha sido en la educación. Los izquierdistas advirtieron el viernes que no están dispuestos a tolerar que se aumente el número de estudiantes en las aulas, como parece que va a pasar por los recortes presupuestarios al sistema público. La consejera de Educación, Mar Moreno, ha dejado abierta la posibilidad de aplicar la ratio decretada por el Gobierno central (30 y 35 alumnos por clase) ante falta de dinero, lo que, según cálculos de su departamento, implicaría la salida de 2.672 maestros y profesores. Moreno vino a decir que la contención del déficit y la merma de los ingresos del Estado no deja mucho margen, por lo que es un elaborado ejercicio de cinismo decir que su aplicación es voluntaria.

En una reunión con senadores y diputados en el Congreso, Arenas dio la razón en este asunto a IU, pese a las medidas del Ejecutivo de Mariano Rajoy, y retó a los coaligados a demostrar de verdad su apuesta por la educación manteniendo el actual porcentaje de profesores por alumnos (25 en Primaria y 30 en Secundaria). También dijo que la Junta no convoca las oposiciones de docentes “porque no quiere”, después de que el Gobierno central frenara ante el Tribunal Constitucional el concurso de 2.389 plazas para las que se estaban preparando 33.154 personas. Los puestos que autoriza el Ministerio de Hacienda y Administración Pública se reducen a 318.

Javier Arenas, quien por primera vez desde las elecciones, presidió una reunión de su partido en Sevilla, aprovechó para pasar revista al corto balance del nuevo Ejecutivo de José Antonio Griñán (un encuentro del Consejo de Gobierno), y concluir que se trata de un “biopolio radical” cuya única hilazón es el apego al poder y el enfrentamiento con Rajoy. El popular anunció la cerrada defensa de la “agenda reformista” del Gobierno a través de iniciativas en todas las instituciones y el contacto directo con los ciudadanos. “Vamos a desmontar el frentismo del bipartido radical en el Senado, el Congreso de los Diputados y el Parlamento andaluz, es una auténtica vergüenza que se pida a Rajoy lo que no se pidió a Zapatero”.