Quitando las malas hierbas

Los operarios de la catedral de Barcelona eliminan la vegetación a golpe de espátula

Dos operarios de mantenimiento arrancan las hierbas de la catedral. / CARLES RIBAS

Las semana pasada la catedral de Barcelona volvió a lucir su fachada y el cimborrio libre de andamios, tras los trabajos de restauración que los han ocultado desde el año 2004. La corrosión del hierro que alteraba la piedra llevó a desmontar la enorme estructura coronada por la imagen de santa Elena —lo que permitió descubrir que había recibido 12 impactos de bala durante la Guerra Civil—, sustituir el metal por titanio y utilizar el láser y el chorro de arena para limpiar la piedra sin humedecerla y así eliminar la capa de suciedad que alteraba el color.

Los trabajos, que han costado unos 10 millones de euros, aportados en un 70% por la propia catedral de lo que cobra por las entradas a los turistas y el resto de ayudas públicas, según explicó el canónigo y responsable del patrimonio de la diócesis de Barcelona, Josep Maria Martí Bonet, durante la presentación de los trabajos, han devuelto el color original a la piedra. Ahora solo queda intervenir en uno de los campanarios y en el techo.

Sin embargo, el principal edificio gótico religioso de Barcelona necesita un mantenimiento continuo para impedir su deterioro por los agentes atmosféricos, sobre todo la contaminación y el agua de la lluvia, que se filtra por el interior de la piedra y la destruye; humanos, para minimizar los efectos de los millones de personas que la visitan cada año, y biológicos, sobre todo los que le vienen del cielo en forma de ave, y no es el Espíritu Santo, sino las palomas y gaviotas que defecan sobre el edificio. Tras la última intervención, las aves parecen controladas con la instalación de un cableado que crea un campo magnético y emite pequeñas descargas que las ahuyentan.

Pero la vegetación, aunque parezca mentira, también hace de las suyas, ya que crece en los lugares más inverosímiles y obliga al personal de mantenimiento a utilizar técnicas rudimentarias, como una espátula unida a un largo mango, seguramente la más eficaz para llegar a los sitios más difíciles. El pasado miércoles dos operarios recorrieron el tejado del templo recortando las plantas que habían crecido en las ranuras de la piedra. Mientras, abajo, un tercero las recogía del suelo. Los turistas que deambulaban por los alrededores no dudaron en fotografiar esta nueva atracción de la ciudad.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El Barça impone su pegada en Granada

El equipo azulgrana vence en Los Cármenes (1-3) con goles de Rakitic, Suárez y Messi ● Rico transformó un penalti de Bartra

Tus críticas en Tripadvisor valen 11.500 millones de euros

La empresa ha construido en 15 años un gigante cotizado con la opinión del viajero

Alberto Rodríguez, un contador de historias reivindicativo

El director Alberto Rodríguez, nuevo Hijo Predilecto, apuesta por revisar la identidad andaluza "porque el tópico no se ajusta a las realidades de esta tierra"

EL PAÍS RECOMIENDA

La literatura sin final

Autores de distintas generaciones relatan los viajes de ida y vuelta en sus textos

La ofensiva de Uber

La compañía se ha hecho con uno de los recursos más preciosos: los datos

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana