Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PP incrementó a Calatrava sus honorarios y los vinculó a los costes

EUPV pide responsabilidades por el “derroche” de la Ciudad de las Artes

El diputado de Esquerra Unida Ignacio Blanco, ayer, ante el Museo de las Ciencias.

El arquitecto Santiago Calatrava vio mejorados sus honorarios cuando el PP llegó a la Generalitat. Y eso que no eran modestos durante la época socialista. Así lo revelan los datos obtenidos por el diputado de Esquerra Unida Ignacio Blanco tras consultar la documentación de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Si en la primera mitad de los años noventa Calatrava empezó a diseñar y dirigir las obras del complejo con un 6,5% sobre el presupuesto y un 4,5% del coste real de la obra, que después se convirtió en un 7,5% sobre presupuesto y un 3,5% sobre coste real por la dirección de la obra, a partir de 1996 pasó a cobrar un 7,5% del coste final por el proyecto básico y un 4,5% también del coste final por la dirección de obra.

El diputado de EUPV, que ofreció frente al Museo de las Ciencias información a los periodistas sobre los costes del complejo, destacó las “cantidades multimillonarias” que se pagaron a Calatrava (94 millones en total) por la Ciudad de las Artes, con unas condiciones contractuales que tras el acceso del PP al Consell fueron “mucho más ventajosas”, al pasar del 11% calculado sobre el presupuesto de la obra y, solo en una parte, sobre el coste real de los trabajos, al 12,5% del gasto final, mientras los sobrecostes llegaban al 400% en algunos casos. De este modo, señaló Blanco, “los errores, modificaciones e incluso improvisaciones le benefician directamente porque se gasta más en la construcción y él cobra más”. El parlamentario criticó también que no pague el IVA ya que, pese a que Calatrava tiene residencia fiscal en Suiza, “ha trabajado muchos años en Valencia”.

Ciscar dice que el complejo ha tenido 342 millones en ingresos

Blanco anunció que Esquerra Unida pedirá responsabilidades al PP por permitir “el derroche” que ha supuesto la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que se ha convertido en “el símbolo de una época de despilfarro, de irresponsabilidad y de delirios de grandeza de unos gobernantes que nos han arruinado como pueblo y han dejado a la Generalitat al borde de la quiebra técnica y que, sin embargo, invirtieron alegremente más de 1.102 millones en la construcción”. De la información recogida por Blanco se deduce que la Ciudad de las Artes y las Ciencias ha costado casi 1.103 millones de euros. Desglosado por edificios, L’Hemisfèric costó 32,2 millones de euros (de los que 1,3 fueron honorarios de Calatrava); el Museo de las Ciencias costó 168,4 millones (14 millones para el arquitecto); L’Umbracle supuso un coste de 35,6 millones (3,3 para Calatrava); el Palau de les Arts costó 478,5 millones (44,3 millones en honorarios de Calatrava); L’Oceanogràfic alcanzó los 201,4 millones (18 millones de diseño pero que no cobró Calatrava porque no fue el autor); el Pont de l’Assut de l’Or ha costado 68,8 millones (6,2 millones para el arquitecto), y el Ágora, 102 millones (9,3 para el arquitecto). A ellos hay que sumar las denominadas “torres de Calatrava”, que no se han construido pero por las que el arquitecto cobró 15,2 millones.

Blanco ha presentado una proposición no de ley en las Cortes Valencianas para que se retire a Calatrava la distinción honorífica de la Generalitat “por su más que evidente perjuicio a las arcas valencianas”.

Desde el Consell, salió al paso de las críticas de Esquerra Unida por el coste de la Ciudad de las Artes y las Ciencias el vicepresidente de la Generalitat, José Ciscar. En la rueda de prensa posterior al pleno, Ciscar justificó el “cumplimiento estricto” de los contratos con Calatrava y defendió que la inversión se ajusta “a la envergadura y singularidad” de un proyecto que, según sus datos, han visitado 47 millones de personas desde su apertura. Ciscar añadió que el complejo ha generado ingresos por 342 millones y que contribuye a mantener 40.000 puestos de trabajo.

Edificios y costes

L’Hemisfèric costó 32,2 millones de euros (1,3 millones en honorarios de Santiago Calatrava).

El Museo de las Artes costó 168,4 millones (14 millones de Calatrava).

L’Umbracle ha costado 35,6 millones (3,3 millones del arquitecto).

El Palau de les Arts tuvo un coste de 478,5 millones (44,3 millones de Calatrava).

L’Oceanogràfic costó 201,4 millones (esa obra no la hizo Calatrava).

Pont de l’Assut de l’Or. 68,8 millones (6,2 de Calatrava).

L’Àgora. 102,4 millones (9,3 de Calatrava).

Torres de Calatrava. 15,2 millones para el arquitecto.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias ha costado en total 1.102,9 millones (94 millones de Calatrava).

Más información