Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Plaga de ‘poliflautas’

“Mucha policía para tan poco peligro”, decía un señor burlonamente en el autobús

La policía catalana cada día es más original. Cuando van de uniforme ocultan su identificación y se cubren con un pasamontañas (comportamiento de dudosa legalidad y pésima imagen democrática). Y cuando quieren ir de incógnito se ponen brazalete para no ser confundidos con esos peligrosísimos vándalos quemacontenedores que a estas horas —según nuestro pimpante consejero de Interior—, deberían estar saqueando la ciudad por los cuatro costados. Por lo visto, se trata de la última moda primaveral entre los cuerpos y fuerzas de seguridad: la estética poliflauta. Anteayer había un grupito de ellos bajo el balcón de mi casa, disfrazados de activistas antisistema pero con una banda de color verde en el brazo izquierdo. Algo así como el uniforme de policía secreta, ese oxímoron de libro que algunas dictaduras bananeras llegaron a diseñar para sus guardias de la porra.

Si usted tiene la desgracia de residir estos días en el centro de la ciudad sabrá de qué hablo. En las últimas 48 horas, el sonido de los helicópteros no ha dejado de sobrevolar nuestras cabezas (Felip Puig parece haberse aficionado a este medio de transporte, desde la chapuza que organizó el año pasado frente al Parlamento catalán). A medio camino entre Apocalipse Now y El coche fantástico, los susodichos aparatos —que llevan de todo menos amortiguadores de ruido—, nos han dado la tabarra día y noche. Ante esta especie de botellón non-stop yo hubiese llamado a la policía para que acabara con el jaleo. Pero no habrían venido, ocupados como debían de estar patrullando la urbe desde lo alto.

Quien haya tenido que desplazarse por Barcelona estos días también sabrá de qué hablo. Calles cortadas, atascos, furgones policiales en cada esquina y un despliegue de uniformes y agentes de paisano con cara de pocos amigos que ríase usted de una final de la Copa. Mi imagen del día me pilló en el Paral·lel, donde una señora mayor afeaba la conducta de una pareja de policías junto a su furgoneta: “¡Persiguiendo ladrones tendríais que estar vosotros, y no protegiéndolos!”. Obviamente, dedicar 8.000 funcionarios armados para garantizar la seguridad de los 22 miembros del consejo del Banco Central Europeo, con la que está cayendo (y con la fama de mangantes que se han ganado a pulso los banqueros) parece un poco exagerado, y hasta un poco crispante. Sobre todo si tenemos en cuenta que por el Raval o por el Poble Sec difícilmente no veremos pasar a ninguno de estos señores, atrincherados como están en el hotel Arts y en el Centro de Convenciones del Fórum. Tampoco ayuda nada oír a las autoridades del ramo diciendo que el dispositivo se justifica por la necesidad de proteger infraestructuras de riesgo como el Banco de España y la Bolsa, o para evitar que la ciudad dé una mala imagen internacional. Quizá también mejoraría la imagen si estas efusiones de fuerza se llevaran con más discreción y menos incomodidades para los ciudadanos de a pie que no tenemos banco propio. Como decía burlonamente un señor en el autobús: “Mucha policía veo yo para tan poco peligro”. A lo que respondía otro jubilado: “¿Y esto quién lo paga?”.