Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CASO RUTH Y JOSÉ

El juez interroga a Bretón y su familia por Ruth y José

Los abuelos y dos tíos paternos de los niños, increpados por allegados de la madre

Los padres de José Bretón, a la entrada de los juzgados de Córdoba.
Los padres de José Bretón, a la entrada de los juzgados de Córdoba.

El juez de instrucción José Luis Rodríguez Lainz ha citado hoy miércoles por tercera vez a José Bretón a declarar por la desaparición de sus hijos, Ruth y José, el pasado 8 de octubre en Córdoba. El padre de los pequeños es el único imputado en el caso y lleva en prisión preventiva desde el 21 de octubre, acusado de desaparición forzosa de menores y simulación de delito.

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 trató de encajar las piezas del rompecabezas creado por las distintas versiones que tanto Bretón como sus padres y sus hermanos han ofrecido a lo largo de los casi siete meses que dura la investigación. La declaración de Bretón terminó sobre las 22.00, tras casi dos horas y media de interrogatorio. Previamente habían declarado los abuelos y los dos tíos paternos de los niños. El abogado de Bretón, José María Sánchez de Puerta, evitó pronunciarse sobre los términos del interrogatorio de su cliente.

La llegada y salida de Bretón y su familia fue muy tensa. Ante la Audiencia de Córdoba se habían citado una decena de familiares y allegados de la madre de los chiquillos, Ruth Ortiz, para censurar a los familiares del acusado. La llegada del furgón que traía a Bretón de la cárcel provincial estuvo acompañada también de gritos, insultos y golpes.

Ruth Ortiz sigue acusando a su todavía marido de la desaparición, como un acto de venganza por la intención que ella tenía de separarse.

El juez ha destacado en sus autos las numerosas incongruencias e imprecisiones de su versión de los hechos. El juez no cree que el imputado perdiese a sus hijos de manera fortuita mientras paseaban con él por un parque de Córdoba. El rastro de su móvil y los registros de las cámaras de vídeo vigilancia hacen pensar al magistrado que los hermanos ni siquiera llegaron al parque. Al instructor y a la policía les obsesiona la finca de Las Quemadas, a las afueras de la ciudad, una propiedad de los padres de Bretón donde el propio acusado dice que estuvo con los niños la mañana del día en que desaparecieron. La finca ha sido inspeccionada numerosas veces sin hallar pistas de los niños.

En cuanto a los familiares de Bretón, es la primera vez que declara el padre y la segunda que lo hacen su madre y hermanos. Las versiones que han ido ofreciendo ante el juez o la policía difieren en los tiempos y en los lugares, pero lo último que se ha dicho es que los niños comieron en casa de los abuelos ese día antes de ir con su padre a la finca. En otras declaraciones se dijo que los niños habían comido con su tía paterna (Catalina, que también declara) y en otra versión, que habían comido pizza en la finca. También se quiere saber si el padre de los niños fue a la finca con el coche de su hermana la mañana de autos, tal y como señala un testigo y podría atestiguar una cámara de vigilancia.

Todos estos extremos son los que trata de dilucidar el juez. El caso está en sus últimas fases, con el secreto de sumario levantado y a la espera de que el fiscal redacte su escrito de calificación. A las 20.00 ya habían terminado los interrogatorios a los padres de Bretón y sus hermanos. Hacia las 19.30 comenzó la declaración del acusado y dos horas después todavía proseguía.

El jueves está previsto que declaren funcionarios y presos de la cárcel de Córdoba, en la que está ingresado Bretón de forma preventiva.