Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El SAT se concentra en la finca de Somontes de Palma del Río

Centenares de personas se reunieron en el campo propiedad de la Junta de Andalucía para pedir que la tierra sea del que se la trabaje

Ampliar foto
Sánchez Gordillo en el acto del Primero de Mayo en Somontes.

Centenares de personas, alentadas por el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), se concentraron este martes Día del Trabajo en la finca Somontes de Palma del Río (Córdoba), propiedad de la Junta de Andalucía y pero ocupada nuevamente, para pedir que la tierra sea del que se la trabaje.

El acto, al que asistió el diputado de IU por Sevilla, Juan Manuel Sánchez Gordillo, y el portavoz nacional del SAT, Diego Cañamero, comenzó con la celebración de una asamblea informativa en la que participaron unas 2.500 personas, según el sindicato, y en la que se expuso el deseo de permanecer en Somontes “hasta las últimas consecuencias”, indicó el dirigente del SAT Javier Ballesteros.

Según este sindicalista, el primer objetivo del SAT es permanecer en estos terrenos “por derecho histórico y porque es la única alternativa y salida a la crisis”. Por ello, acordaron ocupar reiteradamente la finca en caso de que se produzcan desalojos, como ya pasó en abril.

El SAT además organizó otros actos en la finca, actuaciones musicales y jornadas de formación sobre cómo trabajar la tierra. La jornada contó entre otros, con la actuación de cantaores flamencos como Manuel Gerena o Juan Pinilla, así como un grupo local de sevillanas. Además, los organizadores leyeron un manifiesto en el que se reafirmaron en su posición de permanecer de forma “permanente” en esta finca con la intención de “luchar hasta la última gotita” por evitar que los terrenos pasen “a manos de especuladores privados”.

El portavoz nacional del SAT refirió a la constitución del nuevo Gobierno andaluz y confió en que, cuando se forme, se entable una negociación sobre el papel que deben de tener las tierras públicas.