Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO | LIGA ENDESA

Un derbi de ida y vuelta

El Bizkaia arranca al Lagun Aro una victoria por la mínima que le coloca en cuarta posición

Sergi Vidal (derecha) lucha por un balón con Roger Grimau.
Sergi Vidal (derecha) lucha por un balón con Roger Grimau. EFE

El Bizkaia y el Lagun Aro disputaron ayer en San Sebastián un derbi decisivo que allanó el camino de los de Fotis Katsikaris a la cuarta plaza y deja aún en el aire la posibilidad de que el Lagun Aro alcance los play offs. Lo que en teoría iba a ser un partido igualado, arrancó de la forma más descompensada posible, con el Bizkaia manejando los hilos del partido y del punto fuerte de los donostiarras, su tiro exterior. Los de Sito Alonso, capitaneados por un Panko brillante, se recuperaron y acariciaron el triunfo hasta el último segundo, pero las faltas decantaron la balanza del lado bilbaíno. El Lagun Aro acumula ya cuatro derrotas consecutivas y precisa ganar en los dos partidos que restan de temporada.

El Gescrap Bizkaia demostró desde el pitido inicial hasta qué punto es capaz de funcionar como un reloj. Cuando todas sus piezas están coordinadas es difícil romper su línea defensiva y frenar sus ofensivas. Los de Katsikaris jugaron tan rápido que al Lagun Aro apenas le dio tiempo a organizarse y jugó a bandazos durante todo el primer cuarto. Con un 0-13 en la cartera, los bilbaínos se hicieron aún más fuertes con los rebotes y los donostiarras, más débiles, por sus innumerables pérdidas de balón. Solo Panko, él solo, anotó los primeros ocho puntos y , salvo puntuales ayudas de Vidal, logró que el equipo alcanzara 16 puntos al comienzo del segundo cuarto y empezara a haber esperanza. Al Lagun Aro le hacía falta empezar a escoger con más calma los tiros y a reforzar su línea exterior, en la que Salgado simplemente no se hallaba. Dos triples de Jackson, en estado de gracia, y un irregular Grimau pusieron el marcador en 18-31. No obstante, Salgado respondió al fin, Panko se afanó aún más y Vidal remató la remontada con otro triple, con lo que el cuadro guipuzcoano se fue al descanso a solo cuatro puntos (30-34).

Betts se puso en mundo por montera y Baron recuperó el control. Así, poco a poco, el Lagun Aro fue ganando confianza y encontrando puntos ciegos en la defensa bilbaína. Los tiros libres beneficiaron a los de Katsikaris, que sin embargo perdieron pie en el tercer cuarto y se vieron eclipsados por un Panko genial y las incursiones puntuales de Papamakarios.

Con un 51-56 en el marcador, Neto sacó a pasear su sangre fría y tres triples de Lorant, Panko y Baron dejó claro que la línea exterior volvía a tener color donostiarra. Cuatro puntos de ventaja a tres minutos del final no trajo demasiada tranquilidad a los de Alonso, pero tampoco mejoró los números bilbaínos.

A solo un minuto, el Lagun Aro aventajaba con seis puntos al Bizkaia. Banic acertó sus dos tiros libres y Mumbrú encestó un triple estratosférico. A solo un punto y a falta de 26 segundos, los tiros libres y una inexplicable pérdida de balón de Salgado puso la victoria en bandeja a los bilbaínos. El veterano base cometió una falta que Vasileiadis convirtió en un 74-75. Otra de Blums significó el 76-75 y finalmente, Jackson sentenció con dos tiros libres.