Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ignacio gonzález | vicepresidente y secretario general del PP

“El papel del Estado tiene que ser regulador y simplemente subsidiario”

Ignacio González ha consolidado este fin de semana su influencia en el PP de Madrid, que le eligió secretario general a propuesta de la presidenta regional y del partido

Ignacio González, secretario general del PP de Madrid y vicepresidente regional.
Ignacio González, secretario general del PP de Madrid y vicepresidente regional.

A la estela de Esperanza Aguirre, Ignacio González (Madrid, 51 años) ha consolidado este fin de semana su influencia en el PP de Madrid, que le eligió secretario general a propuesta de la presidenta regional y del partido. Una formalidad, ya que además de ser el vicepresidente de la Comunidad ocupaba el cargo desde la defenestración de Francisco Granados el pasado noviembre tras perder la confianza de la matriarca popular.

Pregunta. ¿Aspira a ser presidente de la Comunidad de Madrid?

Respuesta. Acabo de ser elegido secretario general del partido en Madrid, y es una enorme responsabilidad. Con esto tengo ya más que suficiente para colmar mis aspiraciones ya para el trabajo que me espera hasta el siguiente Congreso dentro de tres años.

P. ¿Le gusta más este cargo de secretario general del PP en Madrid o hubiera preferido ser presidente de Bankia?

R. Cada momento tiene su circunstancia. Yo estoy a lo que se me pida en cada momento por parte del partido. Eso [Bankia] ya pasó. Desde hace mucho tiempo, y lo dije siempre, estoy centrado en las responsabilidades del Gobierno regional y ahora también en las responsabilidades del partido. Estamos en un momento político apasionante, y probablemente en estos momentos el trabajo que vayamos a hacer aquí tenga mucha más incidencia sobre los problemas generales de los españoles, que son los que nos deben de ocupar a los que tenemos responsabilidades.

P. ¿Les avergonzaba ser de derechas?

R. ¿Cuándo?

P. Hasta ahora. Durante el Congreso se han referido a combatir con sus ideas la superioridad moral de que en su opinión hace gala la izquierda. Y en el cierre del cónclave Esperanza Aguirre ha declarado que "ya está bien de avergonzarse de la bandera de España".

"El apoyo a Aguirre es por convicción, no por imposición. Decir que fue un Congreso a la búlgara es un chascarrillo"

R. Lo que pasa es durante muchos años la izquierda intentó hacer ese mantra suyo una norma general: que los únicos que defendían la libertad, el progreso y el bienestar eran ellos. Y que la derecha era una derecha reaccionaria, que solo buscaba privilegiar a unos pocos. Estos años de Gobierno en democracia han puesto de manifiesto que quien realmente defiende el interés general, quien ha traído el progreso para todos y quien antepone el interés de los ciudadanos al político son los partidos de derechas. En concreto los partidos de centroderecha, y en este caso el Partido Popular, el que ha traído las épocas de más progreso y libertad a todos los españoles.

P. El apoyo a Aguirre en su relección como presidenta de su partido en Madrid ha sido del 97,2% frente al 96,3% de 2008. ¿El respaldo tan mayoritario, sin oposición alguna, convierte estas elecciones en unas elecciones a la búlgara?

R. El partido siempre ha estado unido, estos resultados están en la línea de los obtenidos en los tres congresos en los que Esperanza Aguirre ha sido elegida presidenta. Lo de los congresos a la búlgara es un chascarrillo. A la búlgara significa que no hay libertad para manifestarse ni para decir cosas distintas. ¡Aquí si la hay! Lo que ocurres es que la inmensa mayoría de los militantes de Madrid están plenamente identificados con su presidenta. Opinan lo mismo que ella y defienden la gestión del Gobierno de Aguirre, por tanto tiene ese respaldo. Es un apoyo de convicción, no es un apoyo de imposición.

P. ¿Les queda oposición en el PP de Madrid o ya ni siquiera Gallardón es una referencia de los críticos con Aguirre?

R. Es que el Partido Popular siempre ha sido un partido unido. Otra cosa distinta es que en algún momento haya habido alguien que haya manifestado alguna posición discrepante en alguna cosa, pero eso es lo normal que debe ocurrir en todos los partidos. A la hora de la verdad, cuando el partido se ha manifestado como tal siempre ha demostrado su unidad en todos los extremos. Tanto en el Gobierno como en el propio funcionamiento del partido.

P. ¿Qué diferencias hay entre el programa de Gobierno de Rajoy y las propuestas ideológicas y de programa que han aprobado en este Congreso? Una de las ideas-fuerzas que más formulan en el Gobierno de la Comunidad es "no subir los impuestos, y a ser posible bajarlos".

R. No hay una sola diferencia ideológica. La gran suerte del Partido Popular, y de ahí su fuerza, es que tenemos un proyecto político claro con unos principios claros que los ha ido aplicando allí donde ha gobernado. Otra cosa distinta es que al llegar al Gobierno de España nos hemos encontrado una situación realmente dramática por la incompetencia y la irresponsabilidad manifiesta del Partido Socialista y nos hayamos visto obligados, como ha explicado el presidente Mariano Rajoy, a tomar decisiones que no estaban dentro de los planteamientos con los que nos presentamos a las elecciones generales, pero que eran absolutamente indispensables para cambiar la situación con que nos hemos encontrado. Pero no hemos cambiado de posición ni vamos a cambiar. Estas medidas son transitorias ante la situación de necesidad, pero los principios del PP son sólidos y defendidos en toda España.

P. Da la sensación de que aspiran a ser el laboratorio de ideas de las reformas de carácter económico que se puedan plantear en La Moncloa.

R. El Partido Popular de Madrid ha sido el gran espejo con el que se han contrastado las políticas fracasadas del Partido Socialista a nivel nacional. Y la constatación de cómo la aplicación de nuestros principios han sido el anticipo del cambio que ha llevado a España a apoyar mayoritariamente al PP. Pone de manifiesto la fuerza de las ideas y de la gestión de nuestro partido.

P. Si se lo aceptasen, devolverían las competencias en Sanidad, Educación o Justicia a la Administración Central. ¿Lo harían por una cuestión de ahorro, de discurso o por ambas?

R. Por una razón única y exclusivamente: la racionalización de la Administración. Entendemos que hacerlo es una de las reformas que necesita nuestro país para funcionar de una manera más eficiente. No es un problema de que alguien esté cuestionando ningún modelo constitucional, autonómico, etcétera. Eso es absolutamente falso. Es adonde han querido llevar unas declaraciones de la presidenta en la que solamente puso como ejemplo de necesidad de racionalizar la Administración el que no se puede tener cuatro o cinco niveles administrativos interviniendo en la misma cuestión. Porque eso es ineficiente, es caro y además dificulta muchísimo a los ciudadanos la gestión. Las reformas tienen que profundizar por ahí en los próximos años.

P. Citan a los padres fundadores de Estados Unidos, a Adam Smith...

R. ¡A Thatcher!

P. Se les nota orgullosos del neoliberalismo.

“Desde hace mucho tiempo soy objeto de actuaciones dirigidas a cuestionar mi imagen pública”

R. No es neoliberalismo, es liberalismo. Nosotros tenemos un principio básico: la libertad, y creer en el esfuerzo individual como el mejor motor de progreso, desarrollo y prosperidad. Nosotros creemos en la gente, no creemos en las estructuras, en los aparatos directivos... Creemos que son los ciudadanos los que desde su libertad y responsabilidad deben tomar las decisiones que entienden mejores para ellos, sus familias y sus entornos. Para eso, el PP cree que los Gobiernos estamos para crear las condiciones en las que cada uno, en razón de sus decisiones y esfuerzo personal, quiera desarrollarse. Ese es el principio básico en el que nosotros creemos. Y de eso estamos muy orgullosos porque han sido las ideas liberales las que han traído las mayores avances y cotas de prosperidad en todo el mundo. Las defendemos con convicción porque los resultados nos avalan. Mientras, los socialistas intentan recuperar los valores de la socialdemocracia... ¿Pero cuál es la socialdemocracia? Porque dentro de ella tienes todo tipo de variables y posicionamientos distintos.

P. Dentro de esa libertad de la que hablan, ¿cuál sería el rol del Estado?

R. Simplemente marcar, ordenar las reglas del juego para que la convivencia entre todos se haga respetando los derechos de los individuos. El papel del Estado tiene que ser regulador y simplemente subsidiario. Allí donde el mercado no funcione adecuadamente, donde no se pueda llegar, atender las necesidades básicas, entonces es donde debe estar el Estado. Pero en el resto tiene que funcionar con absoluta libertad.

P. Aguirre le defiende sin fisuras. Dice que es el mejor preparado para el puesto de secretario general pese a todo el ruido a su alrededor.

R. En primer lugar quiero agradecerle el apoyo y las palabras tan cariñosas que me dirigió en la intervención en la que me propuso para el cargo. Llevo muchos años con ella y siempre lo he dicho: por encima de mi relación política está mi relación personal y de amistad, y sin esa no sería explicable haber llegado hasta aquí. Es una suerte haber estado tanto tiempo con ella. Dicho lo cual creo que esos valores que ve en mí, esa preparación jurídica, administrativa y política, es fruto del cariño. Pero sí dijo una cosa que le agradezco... Desde hace mucho tiempo siento que soy objeto de una especie de focalización en mi persona de todo tipo de actuaciones dirigidas en muchas ocasiones a poner en cuestión mi imagen pública. La última es la de los últimos meses [sobre la presunta propiedad de una vivienda que González afirma alquilar]. El propio ministro del Interior señaló claramente cómo se había producido una investigación ilegal por parte de algunos policías en relación a mi persona. Creo que es algo que no se debe admitir en un Estado de derecho, no por mí, sino por nadie. Esos funcionamientos no pueden seguir existiendo. Hay abierta una investigación, y siempre digo lo mismo: Me remito a lo que ha dicho el ministro, y a que cuanto antes se clarifique esa situación, que es lo que quiero como cualquier persona en un Estado de derecho. Tener la garantía de que no se utiliza el aparato del Estado al margen de la ley. No se debe producir en ningún caso.

P. ¿Por qué no se querella usted contra la agencia de detectives que le espió?

R. Me he querellado, hay cuatro detectives que están imputados en el juzgado de instrucción 47 precisamente por haber hecho ese seguimiento ilegal en Colombia. Yo lo que quiero es que ese proceso que durante cuatro años han insistido desde todos lados que se archive, yo he conseguido alegación tras alegación que se mantenga vivo. Lo que pido es que la justicia actúe con mayor rapidez, profundice para ver quién está detrás de estos detectives, quién les encargó ese trabajo, por qué, quién lo pagó, cuál era el objetivo... Llevo cuatro años luchando para que eso sea así. Espero contar con la colaboración de todo el mundo para que se clarifique cuanto antes. No lo digo solo por mí. Creo que es bueno que todos sepamos que no se pueden hacer ese tipo de actuaciones ilícitas y que queden en la oscuridad y no se aclaren.

P. ¿Y la querella contra una periodista de la Ser? Informó que le estaban espiando y aportó las pruebas de que eso que contaba era verdad.

R. Quien decide la imputación en los procesos judiciales son los jueces a la vista de las actuaciones que ha realizado cada uno. En este caso ha sido la Audiencia Provincial la que ha entendido que esta persona a la hora de hacer su trabajo ha incurrido en algunas circunstancias que pudieran ser constitutivas de delito. Y por eso ha determinado su imputación. Todos debemos ser respetuosos con la ley, y a la hora de aplicarla, incluso los medios de comunicación, tienen que ser escrupulosos con ella. Y si no lo son, y así lo entienden los jueces, tendrán que dar sus explicaciones.

P. La exmujer del que fue director general de Seguridad de la Comunidad aseguró que usted ordenaba a su exmarido espiar a enemigos de Aguirre dentro del PP. ¿Qué tiene que decir ante estas acusaciones?

R. Yo de esas cuestiones pasadas y de personas que no conozco no tengo nada que decir.

P. ¿Se le pasó por la cabeza proponer para algún cargo orgánico en el PP a su antecesor como secretario general, Francisco Granados? Aguirre le fulminó por "falta de confianza".

R. Yo no tengo la capacidad de proponer porque quien lo hace es en este caso la presidenta del partido. Es quien hace las propuestas al Comité Ejecutivo, según determinan los estatutos del partido.

P. O sea, que no se lo planteó.

R. Es que yo no tengo esa capacidad, no es un problema de plantear o no.