Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior deja al borde del cierre el centro de la Guardia Civil en Baeza

La empresa del comedor abandona la academia e ignora a 100 trabajadores

Dos guardias civiles graduadas en la 115º promoción en 2010 en Baeza. Ampliar foto
Dos guardias civiles graduadas en la 115º promoción en 2010 en Baeza.

La Academia de la Guardia Civil de Baeza (Jaén), que junto con la de la vecina Úbeda ha sido el principal centro de formación de agentes del país, se encuentra al borde de su cierre. A falta de la publicación oficial en el BOE, el Ministerio del Interior dejará la próxima promoción con apenas 126 alumnos de acceso directo, de los que 101 irán a Baeza y los 25 restantes a la academia de Valdemoro. Una cifra casi residual que supone un recorte cercano al 100% con relación al último curso y que dista mucho de las 2.100 plazas que había hace apenas dos años.

“Para Baeza es un palo muy duro, pues le afecta doblemente la crisis por la gran dependencia que el comercio, la hostelería y los servicios tenían de la academia”, apunta el alcalde, Leocadio Marín (PSOE), quien ha recibido confirmación del general Adolfo Gómez-Rico, anterior jefe de la academia, de que los recortes en la oferta de empleo público serán aún mucho más drásticos este año. A los 101 aspirantes a guardias se unirán los 250 suboficiales que realicen los cursos de acceso a sargento.

De las 2.100 plazas hace dos años se pasará a 101 el próximo curso

De momento, la primera consecuencia de este descenso en el alumnado ha sido la marcha de la empresa encargada del catering del centro, que ha rescindido unilateralmente la concesión por la falta de negocio. Esta firma tenía 30 trabajadores fijos-discontinuos, pero además asumió el compromiso de recolocar a otros 70 que quedaron fuera el año pasado cuando se produjo el brutal recorte de alumnos. “No sabemos qué pasará ahora con ese centenar de empleados”, admite el regidor, que ha contactado con los sindicatos para intentar reconducir la situación.

Aunque desde el Gobierno central se insiste en que no hay intención de cerrar definitivamente la academia de Baeza —el mismo director general del Instituto armado se lo ha expresado así al alcalde— la inquietud es máxima entre la población. “Claro que hay miedo porque es evidente que las instalaciones no resultan rentables con estos números”, señala Marín. Y es que el centro tendrá el próximo curso más personal militar y auxiliar que alumnos.

La academia de Baeza tuvo que ser ampliada hace poco más de un lustro para poder acoger a la mayor promoción de su historia, con 4.250 alumnos. Interior invirtió entonces 19 millones para incrementar de 11 a 17 los módulos donde se alojan los guardias, y el Ayuntamiento también aumentó las plazas de aparcamiento y la infraestructura para acoger a una población flotante equivalente a una cuarta parte del censo local, de algo más de 16.000 habitantes.

“La Guardia Civil no puede aguantar más sin la reposición de efectivos”, exclama el alcalde, que alude al déficit de agentes que el centro tuvo durante las legislaturas de José María Aznar, una situación que vuelve a repetirse ahora. A pesar de todo, desde el PP se criticó con dureza el recorte en el último año del mandato socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. El diputado popular Gabino Puche llegó incluso a cuantificar en más de seis millones el dinero que no circuló en Baeza en el curso 2010 si se tiene en cuenta una media de gasto de 400 euros por cada uno de los 1.822 alumnos menos que tuvo el centro durante nueve meses. Los populares, que ahora guardan silencio, también alertaron sobre la posible pérdida de más de 300 empleos directos e indirectos entre cocineros, personal de catering, de limpieza, empleados de comercios, restaurantes y hoteles. Aparte de estos sectores, también es notable el perjuicio entre los particulares que tenían en el alquiler de viviendas su principal fuente de ingresos, algo que ahora ha quedado prácticamente paralizado.

La academia de Baeza se abrió en el año 1984 pero su auge coincidió con el cierre, en 1996, del centro de la vecina localidad de Úbeda, que fue durante más de medio siglo el centro de referencia en la formación de agentes para la Guardia Civil.