ENTREVISTA

“Hoy no basta que te digan que algo es bueno, ha de ser imprescindible"

Sergi Belbel, director del Teatre Nacional de Catalunya, repone 'Agost', uno de sus grandes éxitos

Sergi Belbel, en los jardines del TNC. / JOAN SÁNCHEZ

Sergi Belbel (Terrassa, 1963) comienza su larga despedida del Teatre Nacional de Catalunya (TNC), que dirige desde la temporada 2006-2007, poniendo el listón bien alto. El director repone desde anoche en la Sala Gran Agost, de Tracy Letts, uno de sus grandes éxitos y del TNC, con todos los visos de que el espectáculo va a convertirse en el más visto en la historia del Teatre Nacional. No es una simple apreciación: la obra vuelve al escenario con el ¡75%! de las entradas ya vendidas, así que todo hace prever que se superarán los 70.000 espectadores del espectáculo récord hasta ahora del TNC, Dissabte, diumenge i dilluns, de Eduardo de Filippo, dirigido por… el propio Belbel. Agost tuvo la pasada temporada 40.000 espectadores. “Es un regreso por el éxito”, recalca muy feliz el director. “Cuando te encuentras la experiencia de un montaje que te levanta a la platea, cada día volver es una fiesta”. Agost ha vuelto a funcionar. “Eso, después de un año y medio, provoca una gran euforia”. ¿Cuál es el secreto de Agost? “Yo siempre digo desde El mètode Grönholm que hay éxitos, fracasos, medias tintas y fenómenos. Agostha entrado en la categoría de fenómeno. En la Sala Gran 850 personas cada día salen contentas y diciendo a todos los que conocen: ‘No te la pierdas’. Con la crisis no basta que te digan que algo es bueno, te tienen que decir que es imprescindible".

Belbel es optimista con la situación del teatro en esta terrible coyuntura: “Incendis ha funcionado estupendamente, a La Cubana le va muy bien, Els jugadors en el Lliure está a tope… y todo eso en un mes, abril, tradicionalmente malo para los escenarios. No es suerte, estamos haciendo un teatro que interesa a la gente”. Agost “tiene mucho de catártico, pone en clave de comedia todos los trapos sucios de una familia contemporánea, con hermanos que no se hablan, problemas con la herencia… una olla a presión de temas que nos afectan a todos”. Belbel destaca el gran reparto, con Anna Lizaran, Emma Vilarasau, Maife Gil, Abel Folk…

Al director aún le queda un año largo oficialmente al frente del TNC, pues su contrato acaba en junio de 2013, pero el proceso para elegir a su sucesor ya está en marcha. La primera semana de mayo se seleccionará a cinco candidatos de los 16 profesionales que se han presentado para el cargo y esos cinco deberán elaborar su proyecto, que evaluarán entonces los miembros del Consejo de Administración del teatro. En junio ya habrá nuevo director in péctore, que cohabitará en el cargo con Belbel hasta que se consume el relevo un año después.

A Sergi Belbel, desde luego, no parece quitarle el sueño marcharse del Nacional. “Tengo ganas de recuperar mi vida normal, mis horarios, mis costumbres; de alguna manera, si se me permite la broma, estos siete años han tenido algo de sacrificio por mi país. Yo no tenía experiencia alguna de gestionar un teatro y menos de esta envergadura, y no me ha sido fácil conciliar esa tarea con mi faceta creativa”. ¿Planes? “Cero, veremos. Intentaré recuperar la escritura. Me interesa mucho el cine: he colaborado en el guion de Eva y me gustó. Me encantaría hacer televisión, pero de calidad, estilo Mad men, Homeland. Y continuar haciendo teatro. Ampliar algo mi radio laboral y recuperar también la docencia”. Le digo a Belbel que ha conseguido pasar por un lugar tan complicado como el TNC sin suscitar especial animadversión o grandes polémicas. “Un peligro en un cargo así es que se te vaya la olla. Pero siempre he sido muy consciente de que el TNC no es mi teatro, de que solo ocupo un cargo temporalmente. Lo que señalas tiene una cara y una cruz. El defecto de que hay cosas a las que no me he atrevido. Quizá me ha faltado audacia”. Para Belbel, que está satisfecho de haber contribuido a normalizar el TNC y dejar atrás el espectro del director fundador (Flotats), está claro que la principal polémica de su etapa ha sido la de Gang Bang. “De nuevo quedó demostrado que juntar sexo y religión encrespa. Tuvimos un buen susto cuando aquellos fachas interrumpieron la función. Pero nos dio mucha vidilla”.

A Belbel le queda una temporada al frente del TNC y un espectáculo para dirigir. No revela el título, pero dice que será de un autor contemporáneo, un homenaje al teatro y a los actores, y que en el reparto estará la Lizaran.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Herrera: “No iré a votar el 9-N. La propuesta de Mas no es honesta”

Àngels Piñol Barcelona

El líder ecosocialista pide una movilización el día de la consulta alternativa por el derecho a decidir

Marta Ferrusola, el poder en casa de los Pujol

Àngels Piñol Barcelona

La mujer de Pujol fue modelo perfecto del nacionalismo conservador. Ahora su imagen ha saltado en mil pedazos

La anfitriona de Junqueras: “Se escurre como una anguila”

Eugenia Parejo intercambió mensajes con el líder de ERC durante la emisión del programa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana