Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Orgullo Gay denuncia la falta de apoyo y los “obstáculos” del Ayuntamiento

Los organizadores de la fiesta aseguran que no les dan ayuda económica ni institucional

El Gobierno local se reunirá con ellos el próximo 8 de mayo para tratar el asunto

Fiesta del orgullo gay el año pasado.

Faltan dos meses para que se celebre el Orgullo Gay en Madrid, el evento más multitudinario de la ciudad donde gais, lesbianas, transexuales y bisexuales acuden a la capital desde todos los rincones del mundo para celebrar la fiesta de la diversidad y la tolerancia. A solo 64 días de que comiencen los festejos, las organizaciones han denunciado la supuesta falta de apoyo económico e institucional y los “obstáculos” que presuntamente ha puesto el Ayuntamiento de la ciudad.

Así lo ha expresado el coordinador de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Antonio Poveda, quien ha participado esta mañana en una rueda de prensa con el resto de organizadores del evento: el Colectivo de Lesbianas y Gais de Madrid (COGAM), y la Asociación de Empresarios y Profesionales para Gais y Lesbianas de Madrid y su Comunidad (AEGAL).

Boti García, presidenta de FELGTB, ha asegura a este periódico que el Ayuntamiento “no puede ser tan miope” como para no apoyar un festejo que “vende como un foco de interés turístico, marca de la ciudad, y la promociona como ejemplo de libertad y diversidad”. Según García, el objetivo de su queja es que el Gobierno municipal (del Partido Popular) no escatime esfuerzos “de ninguna naturaleza” en un “evento mundial” que “merece ser tratado como tal”.

Tanto Poveda como el presidente de COGAM, Agustín López, han recordado que el exalcalde de Madrid y ahora ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón (PP), prometió constituir una mesa de trabajo conjunta para la organización del Orgullo 2012. “En lugar de recibir ese apoyo, el Ayuntamiento nos notificó una sanción por 56.100 euros por una supuesta superación del ruido en la vía pública en las fiestas de 2011”, señaló López. Los organizadores han presentado alegaciones a esta multa: “Creemos que son suficientes para que detengan el proceso ya que, desde nuestro punto de vista, hicimos todo correctamente”.

A Poveda le parece “insuficiente” que el Ayuntamiento se encargue de garantizar la seguridad y la limpieza de la fiesta, que se celebrará entre el 27 y el 30 de junio. “Faltan solo dos meses. Nosotros les enviamos nuestras propuestas a principios de año y la respuesta ha sido el silencio”, añadió López. El Ayuntamiento ha negado este extremo, asegurando que ya se han producido contactos con los organizadores, y se celebrará una reunión el día 8.

El Orgullo 2011 tuvo que sortear la ordenanza municipal que prohíbe sobrepasar un límite de decibelios a menos de 150 metros de un centro sociosanitario (en el barrio de Chueca, epicentro de la celebración, hay dos residencias de ancianos). El problema se solucionó en la plaza de Chueca con un concierto transmitido mediante auriculares.