Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro del eje mediterráneo queda en manos del sector privado

La ministra Pastor dice que hasta 2013 no hay financiación pública

El presidente del Consell, Alberto Fabra, y la ministra de Fomento, Ana Pastor, ayer, en el Palau de la Generalitat.

Ana Pastor, ministra de Fomento, dejó ayer, en su primera visita oficial a Valencia, un reguero de buenas intenciones y anuncios sin reflejo presupuestario inmediato. Su primer objetivo era hacer suyo el estudio de la Generalitat sobre un tercer carril ferroviario en ancho europeo destinado al tráfico de mercancías y que, hoy por hoy, es un parche al proyecto de corredor mediterráneo presentado oficialmente a la Comisión Europea en 2011. Si el eje completo —cuatro vías, dos para pasajeros y otras dos para mercancías— costarían miles de millones de euros, el tercer carril se ha presupuestado en 1.230 millones.

La previsión, dijo Pastor, es incluir en los Presupuestos Generales del Estado de 2013 el dinero destinado “al inicio formal del tercer carril”. Antes de este viaje de la ministra a Valencia, ésta ya dejó caer que el tercer hilo sería una infraestructura público-privada o no sería. Ayer varió ligeramente su discurso e insistió en que si los grupos privados no se animan, el Ministerio de Fomento se haría cargo de financiar la solución transitoria.

El tercer carril

El informe recoge cuatro fases, con una actuación sobre 557 kilómetros y un coste de 1.230 millones de euros.

Primera fase. El tramo entre la frontera francesa y Castellbisbal (Barcelona) está en uso.

Segunda fase. El tramo entre Castellbisbal y Vinaròs (Casstellón) tendría 220 kilómetros y un presupuesto de 525 millones.

Tercera fase. El tramo entre Vinaròs y Valencia (con enlace a Ford y los puertos de Castellón, Sagunto y Valencia) tendría 180 kilómetros y costaría 475 millones.

Cuarta fase. El tramo Valencia-Alicante, de otros 180 kilómetros y 240 millones de euros.

Presupuesto y plazos. La ministra de Fomento prometió financiación para 2013, si bien cuenta con que el sector privado cofinancie el proyecto. El tercer hilo llegará en 2015 a Valencia y en 2016 a Alicante.

Dicho así, esta infraestructura, de la que todos destacan su utilidad económica, queda a expensas de la participación privada. Y no falta quien se proponga. Durante el almuerzo que la ministra Ana Pastor mantuvo con un centenar de socios de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), el presidente del Grupo Rover Alcisa, Alfredo Rodríguez, se levantó y comunicó a Pastor que lidera un grupo de inversores nacionales e internacionales, dispuestos a financiar el corredor mediterráneo. Según Rodríguez, miembro de AVE, la iniciativa está respaldada por potentes inversores del Golfo Pérsico e incluso con industriales valencianos interesados en subirse al carro del negocio del transporte de mercancías por ferrocarril.

En el patio gótico del Palau de la Generalitat, con el presidente Alberto Fabra a su lado, la ministra de Fomento reiteró una y otra vez su apuesta por el corredor mediterráneo. Sobre todo, después de las fuertes críticas recibidas tras su intervención hace unas semanas en el Consejo de Ministros de la UE, en el que España votó en contra del paquete de ejes aceptado en octubre por la CE y en el que estaba el eje mediterráneo. “Falta a la verdad quien diga que voté contra el corredor”, repitió. Pastor rechazó la propuesta del anterior Gobierno español porque no recogía la Travesía Central del Pirineo y otras infraestructuras.

Una vista de la ampliación del puerto de Valencia.

El tercer raíl es barato porque se superpone al trazado ferroviario ya existente —es decir, no son necesarias expropiaciones ni grandes obras, solo señalizaciones y apartaderos para trenes de 750 metros de longitud—. El corredor auténtico son cuatro vías, dos de alta velocidad para pasajeros y otras dos en ancho europeo exclusivas para mercancías. De ahí que los empresarios insistan en que el tercer carril es una solución transitoria, no definitiva, que soluciona el problema de ancho de los trenes.

Pastor considera fundamental

para el puerto el corredor

ferroviario con Madrid

También admitió Pastor que el grueso del dinero previsto en los PGE de 2012 para el corredor mediterráneo lo absorben las líneas de alta velocidad para pasajeros, mientras el eje para mercancías se queda sin nada. “Hasta ahora el corredor era virtual, no existía. Existirá cuando haya un proyecto constructivo”, se justificó la ministra.

Pastor explicó que Ineco, sociedad de Fomento, hace suyo el estudio de la Generalitat y a partir de ahora lo convertirá en proyectos constructivos. La ministra insistió en que el tercer raíl es “la primera fase de un gran proyecto” que es el corredor, sobre el que penden los constantes recortes presupuestarios. El presidente Alberto Fabra defendió la actuación “para poder afrontar nuevas etapas dentro de ese irrenunciable objetivo que es el corredor mediterráneo”.

Menos tibia que con el eje mediterráneo se mostró la ministra unas horas después tras inaugurar las obras de abrigo de la ampliación del puerto de Valencia. En el acto, Pastor insistió en que la ampliación del puerto hacía que el corredor ferroviario con Madrid sea fundamental. La apuesta de Valencia por el puerto seco de Madrid —zona logística donde se concentran las mercancías de la capital que buscan una salida marítima— viene de antiguo y ha gozado las más de la veces de más apoyo político que el proyecto de corredor mediterráneo. “Aquí más que en otro sitio se entiende que sea una prioridad el poner ancho internacional en este corredor”, enfatizó.

La ministra anuncia que licitará

en mayo el AVE entre

Valencia y Castellón

Antes de irse, Pastor hizo el único anuncio que verá la luz en 2012 y es la licitación de la alta velocidad entre Valencia y Castellón. El proyecto estaba previsto que se financiase por colaboración público-privada pero el anterior Gobierno socialista no llegó a licitarlo. El compromiso ayer de la ministra es que lo hará a partir de mayo.

El alcalde de Castellón, Alfonso Bataller, mostró su satisfacción por el anuncio de Pastor, “ya que se trata de una reivindicación histórica de la sociedad castellonense”.

Del AVE a Alicante, Pastor no concretó la fecha definitiva de final de la obra, prevista a mediados de 2013, y responsabilizó al anterior Gobierno socialista de ello. “Hay varios proyectos pendientes de licitación que impiden que se pueda concretar cuándo estará en funcionamiento esta infraestructura”, comentó la titular de Fomento.

Para luego añadir: “Desde que se saca algo a licitación hasta que se adjudica y luego se hace lo que se licita, hay un trecho, y del dicho al hecho hay un gran trecho, y nunca mejor dicho”, zanjó la ministra con este juego de palabras.

Fomento agilizará la cesión de la dársena

Ana Pastor, ministra de Fomento, recaló en el Ayuntamiento de Valencia en la primera parada de la intensa jornada que tenía prevista ayer en la ciudad. La alcaldesa Rita Barberá recibió a la ministra y ambas mantuvieron una breve entrevista de trabajo para repasar asuntos pendientes, esencialmente la situación de las sociedades en las que participan ambas instituciones, Valencia Parque Central, que debe reordenar el tráfico ferroviario en la ciudad de Valencia, y Consorcio Valencia 2007, la sociedad constituida para gestionar la dársena interior del puerto de Valencia, remodelada por las regatas de la Copa del América.

Pastor citó muchos estudios, análisis y trabajos pendientes, pero evitó compromisos concretos. Con buenos propósitos anunció que la sociedad Valencia Parque Central se reunirá en mayo para incorporar a los nuevos representantes del Ministerio de Fomento y “repasar” el mapa ferroviario de la ciudad. Pastor deslizó que se analizará “el soterramiento de 1,5 kilómetros de vías a lo largo del bulevar de Serrería”, y que también se “estudiará” la posible participación del Estado en la financiación de las obras pendientes en la línea 2 de Metro Valencia.

Pastor se comprometió a agilizar la cesión de los terrenos de la dársena interior del puerto de Valencia a la ciudad.