Un Sant Jordi también para el paladar

A los libros y rosas se unen las propuestas gastronómicas de restaurantes y locales de Barcelona

Escaparate de la pastelería Vives con libros-pasteles ( reproducción de portadas de chocolate blanco). / MARCEL·LÍ SAÈNZ

Como cada año, Sant Jordi llena las calles de libros y rosas. La fiesta altera aún más el ambiente callejero de Barcelona, sobre todo el centro de la ciudad y sus ramblas. Pero la tradición, a veces, va acompañada de originalidad. La fiesta de Sant Jordi también está hecha para el paladar, y es aquí donde se posiciona la iniciativa Sant Jordi també sopava. En un nuevo año de crisis, el Gremio de Restauración de Barcelona, en colaboración con el Gremio de Libreros y el de Floristas de Cataluña, ha decidido aplicar un descuento del 50% en los menús.

Desde este lunes y hasta el próximo domingo 29 de abril, una treintena de restaurantes de la capital catalana ofrecerán un menú especial a mitad de precio para disfrutar en pareja, con amigos o compañeros de trabajo. Para beneficiarse de la iniciativa, basta con reservar mesa a través de la web www.santjorditambésopava.com. El precio del menú varía según el restaurante y va de 15 a 35 euros. Los locales que participan son 1881 Sagardi, Altinglao, Aranega, Bembi, Bodega Brugal, Brétema, Can Xurrades, El Glotón, Els Pescadors, Euskal Etxea, Golfo de Bizkaia, Irati, La Bodegueta del Poble Sec, La Cucanya, A la Menta, La Minerva, La Taberna del Bisbe, La Vinoteca Torres, Mirando al Mar, Mixtel·la, Neoclasic, Open Bar, Orio, Puerto Madero, Pura Brasa, Quo Vadis, Raco d’en Pat, Sagardi Centre, Sagardi Gotic, Sagardi Diagonal Mar, Sagàs, Urban Grill y Xop Dd’Or.

Pensando en los enamorados, la empresa hotelera Derby propone dos opciones para vivir esta jornada en pareja. La Terraza del Claris, en pleno centro, ofrece un menú diseñado exclusivamente para la ocasión, y El Regulador, el restaurante del hotel Bagués, la opción de cenar ostras y champaña a los más románticos.

Además de buscar al autor favorito para que le firme el libro y comprar un rosa, los que decidan comer en casa pueden comprar el pan de Sant Jordi. Elaborado con sobrasada, queso y nueces, se inspira en la senyera catalana. Crustó, panadería artesanal del maestro Josep Pascual, propone celebrar la fiesta con el pan casero que elaboran en sus locales repartidos por Barcelona. “Todo el mundo conoce la leyenda de Sant Jordi, pero casi nadie sabe que el pan que ahora se come nada tiene que ver con el que se consumía en la época del patrón de Cataluña”, cuenta Pascual.

L’Obrador, horno artesano con tres locales en la capital catalana, propone su original pan de la rosa, combinando la tradición de regalar esta flor con la innovación de incorporarla al pan, que tendrá un aroma y un sabor embriagadores al elaborarse con fermentos naturales y aceite y pétalos de rosa. La presentación, por supuesto, en forma de capullo.

Regalar una rosa a alguien especial puede convertirse en algo muy dulce con el Chupa Chups Flower Bouquet, un colorido ramo formado por 19 de estos caramelos con palo que aúna tradición y singularidad. Asimismo, para los que quieran seguir la leyenda instaurada para esta jornada, la compra de su rosa puede tomar un cariz solidario. La floristería Bossvi de Barcelona colabora con el Unicef y vende rosas en su puesto de la Rambla de Catalunya instalado entre las calles de  Consell de Cent y de Aragó (también en la web de Offerum) con el objetivo de destinar la recaudación a la compra de libros de cuentos para niños de países necesitados.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

El acceso a clubes de cannabis se limitará a mayores de 21 años

Cataluña ultima la regulación de las asociaciones de venta de marihuana y legislará todo el proceso

El refugio pirenaico del expresident

Rebeca Carranco Queralbs

El político convergente da la cara, después de 13 días, en la pequeña población de Queralbs

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana