Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La policía carga en Princesa para frenar una pelea multitudinaria

Más de un centenar de personas se vieron involucradas en una riña frente a una discoteca

El escaparate de la sucursal de un banco de la calle Princesa quedó destrozado.

Lo que era una cola para entrar en una de las salas de moda de la capital ha terminado en una batalla campal en la que han tenido que intervenir más de un centenar de policías para frenar los disturbios en los que ha degenerado una pelea multitudinaria. Los altercados han terminado con cuatro heridos y al menos dos detenidos, según han confirmado fuentes de Emergencias Madrid. Las personas lesionadas ya han sido dadas de alta y los dos detenidos han sido puestos en libertad, aunque acusados de desórdenes públicos.

Los hechos ocurrieron pasada la medianoche en la calle de Princesa, en pleno centro de la capital. Según las primeras investigaciones, un numeroso grupo de estudiantes de Erasmus (extranjeros que cursan carreras universitarias en otros países europeos) han quedado por las redes sociales para ir a la sala Marco Aldany (antigua Heineken). Como el local estaba lleno de gente a esa hora, se ha formado una larga cola que ha traspasado la calle de Princesa, bajó por un lateral de la plaza de España hasta alcanzar la calle de Ferraz. En total, centenares y centenares de jóvenes. Unas vallas colocadas para racionalizar la cola pudieron ser el desencadenante de la reyerta, pues provocaron los empujones y recriminaciones de quienes esperaban su turno para entrar.

Se inició así una pelea en el exterior de la sala, a la que se sumaron cada vez más integrantes de la fila, con el que número ha superado varios centenares. Con la llegada de los primeros coches patrulla de la policía, los contendientes se han dirigido contra los policías que han pedido por la emisora refuerzos ante la gravedad de la situación.

La circulación fue interrumpida entre el final de la Gran Vía y un gran tramo de la calle de Princesa. Al lugar se desplazaron unos 50 coches tanto de la Policía Municipal como del Cuerpo Nacional de Policía, entre ellos varias dotaciones de las Unidades Centrales de Seguridad y de las Unidades de Intervención Policial, más conocidos como antidisturbios.

Una de las primeras medidas fue desalojar la sala Marco Aldany, con lo que el número de personas que había en la calle llegó, según fuentes municipales, a las 1.500 personas. Los antidisturbios no dudaron en lanzar pelotas de goma para frenar la pelea multitudinaria, según algunos testigos han comentado a EL PAÍS. "En cuando han oído los disparos, muchos han salido corriendo. Entonces la calle se ha empezado a despejar", ha explicado uno de los asistentes.

Conforme llegaban más efectivos policiales, los disturbios se han ido desplazando a la cercana plaza de los Cubos y a la plaza de España. Ambas zonas han quedado plagadas de botellas, vasos y todo tipo de residuos, arrojados en más de una ocasión entre los propios jóvenes y contra la policía.

La peor parte se la ha llevado una sucursal del BBVA, cuyo escaparate principal ha sido destrozado por los alborotadores. Los bomberos han tenido que desplazarse al lugar para terminar de desmontarlo y evitar que alguna persona resultara herida.

La calle quedó llena de coches de policía y de agentes con la porra en la mano, además de los cascos puestos, mientras los jóvenes se desperdigaban por las calles aledañas o se quedaban mirando desafiantes a los funcionarios en las plazas. En la reyerta han resultado heridas cuatro personas de carácter leve, según Emergencias Madrid. Una chica ha sido trasladada al servicio de urgencias del hospital 12 de Octubre para que le suturaran una brecha de gran tamaño y otro ha recibido el alta en el lugar tras ser atendida por los facultativos del SAMUR. Estos también han tratado a una mujer ebria y a uno de los dos detenidos por la policía, de 24 años, por contusiones en el abdomen. Ha sido arrestado acusado de desórdenes públicos, desobediencia y atentado contra agente de la autoridad, entre otros delitos según fuentes policiales.

El tráfico se restableció poco antes de las tres de la madrugada, pese a lo cual ha quedado un fuerte dispositivo policial en la zona para evitar nuevos altercados. La sucursal bancaria ha quedado custodiada por dos vigilantes de seguridad. Trabajadores del Servicio de Limpieza Urgente (Segur) han retirado el cristal destrozado y han aseado la zona, que ha quedado plagada de desperdicios.

La sala Marco Aldany también ha reabierto sobre esa hora, después de que se haya montado una cola perfectamente organizada por los porteros del local y que estos hayan evitado a más de uno que ha querido saltarse pese a los incidentes ocurridos unas horas antes. Este periódico ha intentado recabar, sin éxito, la versión de lo ocurrido de los responsables de la sala.

A lo largo de la noche, tanto Plaza de España como Marco Aldany han sido Trending Topic en Twitter, donde los usuarios han compartido fotos de la pelea.