ALBERTO NÚÑEZ FEIJÓO | Presidente de la Xunta

“El Estado autonómico funcionará si es más delgado y menos costoso”

“Me gustaría que todos los políticos tuviesen la gallardía de Conde Roa”

Santiago de Compostela 21 ABR 2012 - 21:44 CET

Alberto Núñez Feijóo, junto al cuadro 'A barca de Caronte' de Isaac Díaz Pardo. / ANXO IGLESIAS

Es viernes por la tarde y el presidente de la Xunta recorre de sur a norte la AP-9. Acaba de asistir en Vigo a la botadura de un barco en los astilleros Metalships, donde ha glosado ese principio de acuerdo —del que no hay detalle alguno— para que la petrolera mexicana Pemex encargue buques a astilleros gallegos, y se dirige a A Coruña. Allí cerrará la jornada con la presentación de un libro. La entrevista transcurre en marcha, en el coche del presidente, que, mientras contesta, no deja de mirar de reojo los mensajes y las últimas noticias en su Blackberry.

El pasado jueves, Alberto Núñez Feijóo (Os Peares, 1961) cumplió tres años como presidente de la Xunta y se niega a entrar en la cuestión de si ha notado desgaste, porque “eso lo tendrán que decir los ciudadanos” Incluso minimiza las preocupantes últimas encuestas, como la publicada hace una semana por este periódico, que asigna al PP una caída de ocho puntos porcentuales. “Pero la distancia con el PSOE sigue siendo de 15 puntos”, enfatiza.

Tres años después, dice que se siente “más preparado para ser presidente de la Xunta y también más ilusionado”. “Me han tocado las circunstancias más difíciles desde el punto de vista económico. Pero ante la adversidad hay dos soluciones: dar la cara o refugiarse en lo políticamente correcto. Yo prefiero dar la cara aunque me la partan”.

“Si no ponemos más recursos, tendremos una sanidad de beneficencia”

De lo que no quiere hablar ni ofrecer el más mínimo indicio es de la fecha de las elecciones autonómicas, si agotará el mandato hasta marzo de 2013 o los anticipará. Insiste en que no ha actuado con ventajismo y, pese al gesto de escepticismo del periodista, asegura que ni siquiera ha meditado sobre el asunto ni le preocupa.

Pregunta: La fórmula adoptada para el pago de las medicinas es la que usted propuso

Respuesta: Llevamos desde el inicio de legislatura trabajando para que el sistema pueda ser viable y planteamos una propuesta para intentar que no haya que cobrar por la asistencia sanitaria, pese a la grave situación en la que estamos. Donde se podía hacer una reflexión era en la prestación farmacéutica, sustituyendo el principio de la edad por uno más justo y equitativo, el de la renta. Y se consiguió sensibilizar al Gobierno central, que entendió que las comunidades autonomas necesitamos viabilizar el sistema sanitario público. La herramienta es la más equitativa, proporcional y justa, dentro del inconveniente de decirle a los pensionistas que pasarán a pagar entre ocho euros mensuales como máximo y 18 como máximo. Pero también es verdad que 100.000 gallegos que pagaban el 40% pasarán a no pagar como parados que han agotado la prestación. Y que las pensiones no contributivas seguirán sin pagar. Si somos capaces de aguantar la situación de emergencia económica nacional manteniendo la gratuidad de la asistencia médica, es un buen balance.

P. Usted dijo el otro día que pedía a los ciudadanos su colaboración para sostener el sistema. Ya lo hacían a través de sus impuestos.

“Castellano lo tiene difícil, pero pocos como él pueden jugar este partido”

R. Sin duda, los ciudadanos son los propietarios del sistema. Lo que quiero decir es que el Gobierno de España se ha encontrado con miles de millones de deuda y unos intereses que suponen 2.000 euros por español al año. Y que para mantener la sanidad y la educación públicas hay que poner recursos adicionales, si no, se irá deteriorando el sistema hasta convertirse en un sistema de beneficencia. Y los que más puedan, incluso las rentas medias, se irán a sistemas alternativos. Eso es peligrosísimo. Para evitar eso le pedimos ayuda a los ciudadanos.

P. ¿No es más factible esa huida de las rentas medias cobrando por el servicio que financiándolo a través de los impuestos?

R. Bueno, acabamos de subirlos a las rentas medias y altas. Fue una imperiosa necesidad del Gobierno al encontrar un déficit oculto de 27.000 millones. Y ahora seguimos redistribuyendo los costes de la crisis con un planteamiento proporcional a la renta, para que los que más tienen ayuden a los que menos pueden. Y hay personas de edad elevada que tienen más ingresos que cinco millones de ciudadanos que están sin trabajo y que ahora no pagarán. Es raro un sistema en Europa donde los mayores de 65 años no paguen nada nunca. Estamos pidiendo un esfuerzo de ocho euros al mes a los que cobran 18.000 euros de pensión. Si no cambiamos las políticas, entramos en riesgo técnico de suspensión de pagos.

P. Se dice que la sanidad es insostenible, pero el gasto sanitario español en porcentaje sobre el PIB es muy inferior al de la mayoría de Europa.

“Desde aquí estamos trabajando en la vanguardia de la política nacional”

R. Pero esas tablas no son homogéneas. El gasto ha de incluir la deuda. Si no, estamos haciendo doble contabilidad. Y además nuestro sistema se compara en prestaciones con cualquiera del mundo. Somos, por ejemplo, el primer país transplantador del mundo. Eso es lo que hay que preservar para garantizar que este mismo sistema lo disfruten en el futuro los jóvenes españoles. Lo de implantar una tasa por receta ya figuraba en un informe que Abril Martorell hizo para Felipe González en 1995.

P. ¿El cobro por asistencia está descartado?

R. Me gustaría que la situación económica de España lo pudiera garantizar. En eso trabaja el Gobierno.

P. Si Galicia había hecho los deberes del déficit ¿por qué tiene que asumir estos ajustes adicionales?

R. Hemos hecho buena parte de los deberes, estamos entre los dos primeros de una clase de 17. Pero toda la clase está afectada por pertenecer a un colegio que acredita los peores datos de déficit público de Europa. Ahora, con esos recursos adicionales que los demás dedicarán a pagar a proveedores, nosotros vamos a ver si hay margen para seguir invirtiendo y no solo mantener sino también seguir mejorando en los sectores públicos.

P. ¿Por qué ha renunciado a todas las subidas impositivas que le pidió la oposición, incluida la del IRPF a las rentas más altas?

R. El Gobierno anterior subió los impuestos a todos los españoles y este a las rentas medias y altas. Por lo tanto, no gravemos más. Hemos reintroducido el impuesto de patrimonio, un plan contra el fraude fiscal y hemos multiplicado por siete la recaudación de impuestos autonómicos.

“El presidente del Gobierno tiene que tutelar y vigilar a las autonomías”

P. Pero, mientras, se sigue recortando.

R. También podría considerarse que son impuestos en función de la renta, como el de las medicinas

P. La oposición le planteaba subir el IRPF a las rentas de más de 100.000 euros.

R. Con todos los respetos… Eso le otorga a la comunidad autónoma seis millones de euros….

P. La anterior conselleira de Facenda lo cuantificó en 18.

R. Eso era antes de que los subiera el Estado, ahora solo se aportaría una parte y me dicen que son seis millones. Y seis millones los hemos ahorrado en la factura electrónica o prescindiendo de 54 delegados provinciales de la Xunta. Pero, bueno, si lo que me quieren criticar es que no subo los impuestos, lo acepto. Si en época de crisis me dicen que tengo que subir los impuestos…. Me lo dicen los que gastaron 6.000 millones de euros en un chequé bebé para todos igual, fuese cual fuese la renta. O que desgravaron 400 euros a todas las rentas sin distinción.Entonces pensaban que la fiesta no tendría fin.

P. ¿Cree que los ciudadanos perciben que el reparto de sacrificios es equitativo?

R. Esa es la función del Gobierno, explicar, explicarse y convencer de que estamos actuando en defensa del interés general. Cuando dijimos que no se podían pagar los libros de texto a las rentas altas fuimos criticados por ellos. Ahora nos dicen que hay que subirle los impuestos a esas familias. No estamos en el Gobierno para mantenernos sino para gobernar. Y eso significa priorizar. Y actuar con responsabilidad para no seguir con la espiral del endeudamiento, porque nos lleva al colapso financiero.

“Algunos políticos imputados siguen en el cargo y aún dan lecciones”

P. Usted ha expresado su confianza en el plan de José María Castellano para Novagalicia Banco. Pero los famosos inversores siguen en la penumbra.

R. José María Castellano ha heredado un problema por una gestión muy deficiente de las entidades financieras, que necesitaron 2.400 millones en dinero público. Tiene una difícil tarea, como otras entidades nacidas de las cajas, pero hay pocos directivos en España que puedan jugar ese partido. A los presidentes de 14 de las 17 comunidades autónomas usted no le podría hacer esta pregunta porque no tienen ya rastro de entidad financiera con domicilio social y órganos de dirección en sus territorios. Galicia aún la tiene.

P. La entidad transmite de que su futuro depende de una decisión del Gobierno central: una especie de blindaje para los inversores, el llamado esquema de protección de activos. ¿Lo va a conceder?

R. El Gobierno tiene que tratar en las mismas condiciones a todas las entidades. El anterior no lo hizo. Facilitó uniones de cajas en otras comunidades y pretendía que las gallegas desapareciesen ya en la primera fase. Si el Gobierno va a ayudar a las entidades financieras, nosotros esperamos que Galicia esté dentro de esa solución. Si opta por otra vía, NGB tendrá que ajustarse a ella. Solo pedimos igualdad de trato.

P. ¿No puede garantizar que el Gobierno de su partido le dispensará igualdad de trato?

R. Sí, claro, nos garantizan que habrá una solución homogénea.

P. ¿Hay en marcha un proceso de recentralización del Estado? La presidenta madrileña lo ha pedido claramente

“La actual dirección de Televisión Española es la que le gusta a Rubalcaba”

R. Los presidentes autonómicos deben expresar sus opiniones porque son parte del Estado. La de Madrid ha dado su opinión y me parece respetable. Nosotros tenemos la nuestra. En primer lugar, recordar que Galicia es parte del Estado: la autoridad ordinaria del Estado en Galicia es el presidente de la Xunta. Sin modificar la organización del Estado hemos logrado las mayores cotas de bienestar y de desarrollo económico. Por tanto, no falla el modelo, sino que ha fallado el liderazgo y la coordinación, el marco común que el presidente de todos los españoles tiene que tutelar, vigilar y exigir a los que formamos parte del Estado. Las comunidades hemos cometido muchos errores, creado duplicidades, gastado en cosas que no mejoraron ni la economía ni el bienestar de los ciudadanos … Y por tanto hay ciudadanos escépticos con el Estado autonómico y hemos de aceptarlo. Aunque creo que no es una opinión mayoritaria. Si volviésemos a votar el Estado autonómico, pienso que saldría que sí. Pero las comunidades han de cumplir los criterios de déficit público y equilibrio presupuestario que impone el presidente del Gobierno. Si cada uno actúa corresponsablemente, el Estado autonómico, más delgado y menos costoso, puede seguir funcionando. Pero no creo que haya que hacer una enmienda a la totalidad. Que además de un problema económico y laboral, creemos también uno institucional.

P. ¿Usted no devolvería ninguna competencia?

R. No. Lo que pediría al Gobierno es que no se aprobase leyes sin el visto bueno de las comunidades autónomas y que luego su coste las tengan que pagar estas.

P. ¿Y por qué no se suprimen las diputaciones?

R. Esto lo plantea el PSOE después de perder casi todas las diputaciones. Esa decisión solo corresponde al pueblo soberano español, que tendría que votar una reforma constitucional. Creo que hay un debate previo que es reformar un mapa local del siglo XIX con problemas de encaje en el siglo XXI. El planteamiento hay que hacerlo de abajo arriba. Como se hizo en el Reino Unido, en Alemania o en Italia: agrupando gobiernos locales.

P. A esto último hay muchas resistencias políticas. Usted mismo lo ha comprobado en su propio partido.

R. No es de extrañar. Cada uno defiende su visión. Pero este ha sido el primer Gobierno de Galicia en aprobar unas directrices de ordenación territorial. Y la propuesta es conocida: le decimos a los ayuntamientos que compartan servicios y que por eso tendrán prioridad en las ayudas. Y si esa cooperación, por voluntad de los ayuntamientos, deviene en una fusión, la Xunta la potenciará y la tutelará. Podríamos hacer una ley para suprimir ayuntamientos, pero creo que es mejor que hubiese una propuesta que afecte a todo el Estado. Y nos gustaría que el PSOE y el BNG presentasen propuestas. Porque proponen fusiones donde no gobiernan.

P. Y ahí ustedes se oponen.

R. Sí. Si un alcalde no quiere una fusión legal, lo respetamos. Pero si las mayorías absolutas de dos ayuntamientos quieren fusionarse, nunca nos opondremos. A ver si el PSOE y el BNG actúan así en Oza y Cesuras.

P. Más allá de este caso, ¿hay algún otro proceso en marcha?

R. Lo que ha habido es un cambio de mentalidad. Hoy los alcaldes están todos intentando cooperar, unos porque prefieren eso a una fusión y otros porque saben que así tendrán prioridad en las ayudas de la Xunta. Este cambio de tendencia es muy importante. Y hemos metido esa idea en el debate nacional. Como en la austeridad o en la reducción del Gobierno, estamos trabajando en la vanguardia de la política nacional.

P. ¿Le pidió a Conde Roa que dimitiese?

“Cuando estaba en la oposición, ni hablaron conmigo sobre TVG”

R. Hemos hablado lógicamente desde que se produjo la denuncia de la Agencia Tributaria. Ha sido un asunto personal por la quiebra de las empresas en las que participaba. No tiene nada que ver con su gestión pública y no está condenado. Pero también es verdad que la opinión pública no le permite a un político tener deudas tributarias. Después de analizar este contexto, él me dijo que la mejor fórmula era dimitir. Y yo coincidí con él en que era la mejor decisión. Pero fue una propuesta de él y eso le honra. Así hemos actuado en el partido desde hace tiempo y es el mínimo exigible a los políticos, más en este momento.

P. Pues en el primer momento él dijo que no dimitía. Y tardó 10 días.

R. Porque él estaba convencido de que esa liquidación [del IVA] estaba hecha. Y yo creo que no había dolo ni ánimo de defraudar. Más bien era un impago. Cuando lo comprueba, las circunstancias cambian. Me gustaría que todos los políticos que tengan una imputación continuada en un juzgado tuviesen la misma gallardía que Conde Roa. Lamentablemente no hay muchos. Al contrario, se mantienen en el cargo y dan lecciones a los demás.

P. Los hay de otros partidos y del suyo también. Incluso en su Gobierno.

R. ¿En mi Gobierno?

P. La directora de Infraestructuras [Ethel Vázquez] está imputada en el caso Campeón.

R. Si la tabla es esa… La colección de imputados del PSOE vaciaría las instituciones.

P. Usted pidió a la conselleira de Política Territorial del bipartito, que no estaba imputada, que renunciase a adjudicar obras por una querella que ustedes presentaron contra cargos de su departamento.

R. Lo reitero. Yo no hubiera adjudicado jamás.

“Queremos cumplir el calendario legislativo antes de convocar elecciones”

P. Su directora de Infraestructuras está adjudicando obras.

R. Con todos los respetos… Es una persona que está llamada en un caso para que declare como imputada. No cambió informes de una mesa de adjudicación ni solicitó a una consultora que conocía para ir en contra del dictamen de esa mesa, ni adjudicó contratos de obra en peores términos económicos como el caso del bipartito al que usted se refería.

P. Se le acusa de amañar contratos.

R. Sí, sí… También se imputó al conselleiro de Política Territorial [Agustín Hernández]. Y como sabía de su honorabilidad lo mantuve en el cargo y el caso se sobreseyó. No todo es lo mismo. Me siento bastante confortable con mis decisiones cada vez que haya un caso del que un político tenga que avergonzarse. Me limito a las decisiones del Grupo Parlamentario Popular y del PP. No veo que otros hagan lo mismo.

P. Su Gobierno ocultó un acuerdo del Consello de la Xunta por el que se eximió de una multa de tres millones de euros a Construcuatro, empresa de la que es accionista el dirigente de su partido Telmo Martín.

R. Nosotros hemos cumplido taxativamente una sentencia del Tribunal Superior, que nos decía que esa decisión ya tomada la tenía que asumir el Consello de la Xunta.

P. Esa sentencia decía que la decisión sobre el caso era competencia del Consello, pero no que tuviesen que eximirlo de la multa.

R. La decisión estaba tomada.

P. La tomó el conselleiro de Fraga Enrique López Veiga pero se recurrió y el Superior, sin entrar en el fondo del asunto, dice que el conselleiro no era competente.

R. No hemos reabierto ningún caso. Aceptamos la sentencia y, como el Tribunal, no entramos a valorar una decisión ya tomada. Era un asunto de trámite. Nosotros no hemos condonado nada. Fue otro Gobierno y nunca se modificó en siete años, bipartito incluido.

P. ¿Y por qué no se informó de ese acuerdo del Consello de la Xunta?

R. Porque era un asunto de trámite

P. ¿Es de trámite eximir del pago de tres millones a una empresa?

R. Es que ya estaba eximida. Y el Tribunal no dijo que estuviera mal eximida.

P. Ustedes se quejan de que TVE es sectaria y proponen como antídoto que sus directivos puedan ser nombrados de nuevo unilateralmente por el Gobierno.

R. Yo he sido el único presidente de la Xunta que ha cambiado la ley para que el director de TVG se nombre por un quórum reforzado.

P. ¿Y lo mantiene?

R. Está en la ley. Y he sido también el único presidente que trasladó al líder del grupo mayoritario de la oposición una lista de tres personas para elegir al director de TVG. Y la que él prefirió ya la está dirigiendo. Cuando yo estaba en la oposición ni hablaron conmigo.

P. ¿Usted no ha dicho en una reunión de su partido que TVE es sectaria?

R. Tengo mi opinión como televidente, como ciudadano y como contribuyente. Y lo único que expresé es que la actual dirección de TVE es la que quiere Rubalcaba.

P. Telemadrid, TVG, la televisión de Castilla-La Mancha.. ¿son más independientes que TVE?

R. Ya digo, propusimos tres personas para dirigir TVG y se elegió una de ellas. Y a mí en la oposición ni me llamaron.

P. ¿Y como espectador cree que TVG ha tratado igual las implicaciones en el caso Campeón de miembros del PSOE que de miembros del PP?

R. No sería capaz de minutarlo. Pero está la opinión de la gente. Y los informativos de TVG son, con TV3, los más vistos de todas las televisiones autonómicas. Pero no tengo elementos de juicio para decir si una información se ha tratado con equidad.

P. ¿Cuándo va a despejar la incógnita de la fecha electoral?

R. No creo que a la hora de comer ningún hogar gallego esté preocupado por este asunto. Pues el presidente, tampoco. Tenemos un calendario legislativo y unos compromisos, y queremos cumplirlos. Si hubiese querido actuar con ventajismo —como se ha hecho en Andalucía— ya hubiésemos celebrado elecciones. Ni siquiera lo he pensado. Y cuando lo decida, los primeros en saberlo serán los líderes del PSOE y del BNG. Pero no me ocupa un minuto de tiempo. Y acabo de cumplir tres años como presidente.

P. Cuando ha hablado de agotar la legislatura, ¿eso implica necesariamente que haya que llegar hasta el último minuto?

R. Creo que ya he respondido.

P. No mucho.

R. (Risas) No sé contestar mejor

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana