Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Manifestación en Cornellà de afectados por las participaciones preferentes

Unos 400 pensionistas protestan ante las oficinas de La Caixa y Catalunya Caixa para exigir que se les devuelva el dinero

Protesta de afectados por la estafa de las participaciones preferentes en Cornellà de Llobretgat.

Alrededor de 400 pensionistas afectados por la contratación de participaciones preferentes, un producto financiero de alto riesgo, se concentraron ayer por la tarde en Cornellà de Llobregat (Barcelona) frente a dos oficinas de La Caixa y Catalunya Caixa para exigir que se les devuelva su dinero, alegando haber sido víctimas de una estafa.

Reunidos por la federación de asociaciones de vecinos de Cornellà y al grito de “¡banqueros, ladrones, devolvednos nuestros ahorros!”, los pensionistas cortaron la avenida de Sant Ildefons y exigieron ser atendidos por los directores de las sucursales bancarias. Según denuncian los afectados, les invitaron a abrir una cuenta corriente a plazo fijo sin informarles de que estaban depositando sus ahorros en bonos de deuda cuya rentabilidad varía en función del beneficio de la entidad bancaria.

Francisco Burguillo no puede cobrar los 80.000 euros de herencia que su madre depositó en una de estas cuentas en el año 2000. Al fallecer esta, hace cuatro años, el director de su banco le dijo que debía esperar otros 10 años. Todos los afectados por las preferentes han recibido idéntica respuesta. “Mi hermana no quiere que vuelva a la sucursal porque si lo hago me meten en la Modelo”, dice Burguillo.

Ya que tenemos acciones, pues las aprovechamos y les decimos a la cara lo que pensamos del banco”, dice Nuria.

A Nuria Escobedo le ofrecieron cobrar parte de sus inversiones en acciones del banco y ahora se plantea incluso asistir a una junta de accionistas, para lo que es necesario contar con un mínimo de 1.000 participaciones. “Ya que tenemos acciones, pues las aprovechamos y les decimos a la cara lo que pensamos del banco”, dice Nuria.

Precisamente ayer, tres asociaciones de afectados por productos financieros presentaron una denuncia contra el Estado español ante la Comisión Europea (CE) por la incorrecta transposición de la directiva sobre mercados de instrumentos financieros (Mifid).

Como ejemplo, los demandantes explicaron que donde la directiva europea habla de “poseer experiencia” la Ley del Mercado de Valores habla de “presunción de la experiencia”. La madre de Francisco Burguillo, que ni siquiera sabía leer ni escribir, firmó el contrato con la huella del dedo pulgar.

En Cataluña hay alrededor de 300.000 afectados por las participaciones preferentes, de los cuales el 90% son personas mayores, según denuncia la Asociación de Usuarios de Banca, Cajas y Aseguradoras de Cataluña (AEICEC-ADICAE).