Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valderas se inclina por entrar en el futuro Gobierno ante la asamblea de IU

El referéndum vinculante entre las bases sobre el pacto se celebrará el día 24

Valderas y Sánchez Gordillo, en el Consejo Andaluz.
Valderas y Sánchez Gordillo, en el Consejo Andaluz.

Los procesos internos en Izquierda Unida están muy reglados y resulta muy raro que algún dirigente decida saltárselos sin que eso acarree consecuencias. Las negociaciones con el PSOE para gobernar Andalucía los próximos cuatro años aún no han terminado y la cúpula de IU ha evitado hacer a la organización una propuesta cerrada sobre la fórmula de alianza —pacto de legislatura o ejecutivo conjunto— hasta que todo esté listo. Sin embargo, el coordinador, Diego Valderas, se inclinó el viernes ante el Consejo Andaluz (el máximo órgano entre asambleas), reunido en Córdoba, por entrar en el Gobierno de José Antonio Griñán. No lo dijo directamente para guardar las formas, pero escogió una frase que encierra la defensa de este camino: “Es mejor dirigir [las políticas de cambio], y no plantearlas”.

 Fue mucho más explícito el jueves en el Consejo Provincial de Sevilla. En medio de un debate, Valderas apostó claramente por asumir tareas de gobierno y arrancó un aplauso del centenar de personas que había acudido a la asamblea. Un hecho que dice mucho de cómo se ha ido abriendo paso la idea de participar en el ejecutivo, ya que es precisamente en esta provincia donde más fuerza tiene el CUT de Juan Manuel Sánchez Gordillo, que se ha opuesto a cualquier tipo de pacto y solo deja abierta una rendija para apoyar puntualmente la investidura. Este sector se reunió el pasado Jueves Santo en la localidad sevillana de Paradas y volverá a hacerlo hoy en Osuna para pedir un referéndum en el que no solo se pregunte sobre el gobierno de coalición, sino también por la opción de rechazar todo lo que sea alianza. Quieren igualmente que participen los simpatizantes y seguidores.

José Antonio Griñán conminó el jueves a la federación a aclarar en el plazo de una semana qué es lo que quiere y acabar con la indefinición. El PSOE y el Gobierno apostaron desde el primer momento por anclar un ejecutivo estable que ofrezca solidez en tiempos de zozobra económica, si bien han esperado un margen prudencial para no dar la sensación de avidez y que IU pudiera digerir la situación crucial en la que le ha colocado los resultados electorales.

La aspiración de Griñán es que cuando se constituya el Parlamento, el jueves próximo, día 19, ya exista certidumbre sobre la fórmula que regirá Andalucía. La dirección de IU no va a atender su requerimiento, al menos, completamente. Hasta el 24 de abril no habrá una respuesta concreta. Ese día, anunció Valderas, se celebrará el famoso referéndum entre las bases de la formación que exige el artículo 42 de los estatutos del partido. No obstante, en la víspera de la constitución de la Cámara autónoma, el día 18, la ejecutiva regional y los 12 nuevos diputados se reunirán para determinar cuál será el contenido de la pregunta a las bases. En ese momento se sabrá la posición que aconseja la cúpula de Izquierda Unida.

El coordinador ya apostó el jueves en el Consejo Provincial de Sevilla por una coalición con el PSOE

Todas las asambleas provinciales y órganos de decisión contarán por antelación y por escrito con el contenido de los acuerdos que se puedan alcanzar con el PSOE para que tengan una información más amplia a la hora de votar en la consulta. El líder izquierdista se felicitó del “acierto” de que el referéndum sea obligatorio y dijo que hasta que se llegue a esa fase, se seguirá adelante con las consultas para que los militantes presenten sus propuestas, un trabajo, que “está siendo tremendamente positivo para ser capaz de establecer un nuevo bloque de convergencia programática en Andalucía”. Los afiliados que quieran participar en el referéndum vinculante tienen hasta el día 20 de abril para acreditar que forman parte del censo de la organización, a fecha de 31 de marzo del presente año.

En el terreno del análisis, Valderas señaló que IU pasa por su etapa “más importante de los últimos 20 años”, y subrayó que Izquierda Unida se ha convertido en una fuerza “de movilización, de lucha y de gobierno, pero también solvente con un proyecto para Andalucía”. En este sentido, argumentó que tras las elecciones autonómicas del 25 de marzo, en las que ganó el PP pero sin mayoría absoluta, IU “ha parado la fuerza azul” de los populares, pero ahora “queda otra fase, la más importante, que es la de ser capaces de acabar con las políticas de los colores rosa desteñido de San Telmo”, la sede de la Junta de Andalucía.

El izquierdista agregó que las bases de su organización deberán “valorar y fijar la posición hacia el futuro asumiendo la responsabilidad enorme de orientar la posición política”, que pasa por “romper” las políticas de derechas, “alcanzar la máxima cuota de autogobierno” en Andalucía y dar un “giro hacia la izquierda” en el Gobierno andaluz.

Además de Valderas, cuya intervención fue abierta a los medios de comunicación, en el plenario del Consejo Andaluz habló también el secretario general del PCE y diputado en el Congreso José Luis Centella, quien dio cuenta de la marcha de las negociaciones. Según fuentes de IU, Centella —que es miembro de la delegación que discute la alianza con los socialistas— informó de que las conversaciones están siendo muy positivas y no ha surgido hasta ahora ningún escollo. El secretario general del PCA, José Manuel Mariscal, habló sobre las reuniones con los colectivos sociales, que en su mayoría han pedido a IU que cierre un acuerdo de gobierno con el PSOE.