Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La autopsia confirma que Iñigo Cabacas murió a causa de un pelotazo

El consejero de Interior ya reconoció que la primera carga fue previa a la llamada de auxilio

El consejero de Interior, Rodolfo Ares, en su comparecencia de esta mañana sobre la muerte de Iñigo Cabacas

El informe preliminar de la autopsia hoy practicada a Iñigo Cabacas ha confirmado la versión de familiares y amigos: el impacto de una pelota de goma lanzada por la Ertzaintza se perfila como la causa de la muerte del joven de 28 años, que resultó herido el pasado jueves en los disturbios posteriores al encuentro entre el Athletic y el Schalke. Fuentes cercanas a la investigación afirman que el resultado del informe forense apunta a este tipo de proyectil antidisturbios, en fase de retirada desde su veto por la Comisión Europea, como causante de la fractura craneal y las consiguientes lesiones cerebrales a Iñigo Cabacas, que estuvo en coma 72 horas hasta que ayer falleció en el Hospital de Basurto (Bilbao). Aún queda que se hagan públicos los detalles circunstanciales, como a qué distancia fue disparada la pelota de goma.

Tan pronto como se han conocido los resultados de la autopsia el lehendakari, Patxi López, ha emitido un comunicado expresando su "más sentida condolencia y solidaridad" a la familia y amigos de Iñigo Cabacas. Desde la Presidencia del Gobierno vasco respaldan el compromiso asumido por el consejero vasco de Interior de "aclarar hasta el último extremo las causas y circunstancias de la muerte de Iñigo Cabacas" y adoptar las medidas pertinentes para evitar que en el futuro puedan repetirse hechos como éste. Patxi López ha querido hacerse "partícipe del dolor irremplazable de las personas más directamente golpeadas por esta tragedia" que ha conmocionado a la sociedad.

El consejero de Interior, Rodolfo Ares, ya había reconocido hoy que la llamada de emergencia que recibió la Ertzaintza tras el partido del Athletic con el Schalke el pasado jueves, en la que se alertaba de que un joven yacía semiinconsciente en el suelo, se produjo tras una primera carga policial en un callejón de la calle María Díaz de Haro. Tras dispersar a los violentos y socorrer al herido, se comprobó que se trataba de Iñigo Cabacas, el joven que finalmente falleció ayer como consecuencia de un fuerte golpe en la cabeza. El consejero de Interior ha querido trasladar su “condolencia” y “pesar” a los familiares.

Ares ha concretado durante una rueda de prensa esta mañana en la comisaría de Erandio, que fue a las 23.27 el jueves cuando la Ertzaintza recibió una primera llamada de alerta de la presencia de dos heridos en los incidentes posteriores al partido. Los agentes desplazados al lugar de los hechos fueron recibidos por los alborotadores con el lanzamiento de botellas y otros objetos contundentes, por lo que procedieron con una primera salva a modo de aviso después con un lanzamiento de pelotas de goma para dispersar a los violentos. Fue minutos después, a las 23.41, cuando la policía vasca recibió una segunda llamada en la que se alertaba del estado semiinconsciente del joven que después se pudo identificar como Cabacas.

Fuentes del Departamento de Interior han confirmado que Ares comparecerá de urgencia ante la Comisión de Instituciones, Interior y Justicia del Parlamento vasco este viernes. Para finales de semana se espera contar con los resultados de la autopsia y así poder informar sobre los hechos exactos que llevaron a la "fractura craneal por estallido, con importantes lesiones cerebrales", que finalmente causó ayer la muerte del joven de 28 años.

Esta mañana los amigos más cercanos se han concentrado en las inmediaciones del Instituto Anatómico Forense, dentro de las instalaciones del Palacio de Justicia de Bilbao, donde se está realizando la autopsia al cadáver de Iñigo Cabacas. Se ha abierto el procedimiento de diligencias previas en lugar de realizar la investigación en el Hospital de Basurto, como sería lo habitual, debido a las circunstancias que rodean la muerte no natural del joven.

Más información