Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los apicultores se rebelan contra el uso de un pesticida

Medio Rural asegura que el principio activo del insecticida, que combate una infección del eucalipto, no es daniño "en las dosis correctas"

Aunque la Consellería de Medio Rural insiste en que su aplicación en las dosis adecuadas es “inofensiva”, el uso de un tratamiento químico contra el Gonipterus Scutellatus, un insecto que inhibe el crecimiento del eucalipto y tiene especial incidencia en las plantaciones de Melide, ha desatado todo tipo de críticas por parte de colectivos de agricultores y apicultores. El Sindicato Labrego Galego y la Asociación Galega de Agricultura alertan del “fuerte impacto en la salud de las personas, en la fauna y en el medioambiente” del flufenoxurom, el principio activo del insecticida, que se aplicará este mes de abril en Melide mediante fumigaciones aéreas.

 Las críticas llegan después de que el Ayuntamiento comunicase a los vecinos que los interesados en aplicar el insecticida deben aportar a la concejalía de Medio Ambiente datos de sus fincas. La Consellería, que asegura que en la actualidad no aplica este tratamiento, incluye el flufenoxorum como el “único autorizado para el uso del eucalipto”.

El tratamiento contra el gorgojo del eucalipto, como se conoce popularmente el insecto, es “tóxico para las larvas de las abejas”, según los apicultores, y especialmente dañino en esta época del año, la de máxima actividad en las colmenas. El Sindicato Labrego Galego, teme, además, perjuicios sobre el “suelo, acuíferos y fincas vecinas a las zonas fumigadas”. “El flufenexorum se encuentra en moratoria y va a desaparecer del mercado por los efectos nocivos que tiene sobre la salud y el medioambiente”, explican los portavoces del sindicato. “Hay industrias muy interesadas en vender las existencias. Resulta lamentable que la administración pública se pliegue a intereses empresariales, aun a costa de contaminar de forma indiscriminada”, acusan.

La Consellería de Medio Rural, por su parte, matiza que el único tratamiento que está aplicando en la actualidad es biológico, el Anapahes nitens, un parásito que impide el desarrollo de las larvas. “Los particulares pueden solicitarlo a los ayuntamientos [el tratamiento químico] o a cooperativas, pero no es la Xunta la que lo aplica”, aseguran portavoces de Medio Rural. “En las dosis correctas no causa problemas”, reiteran.