Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solidarios a corazón abierto

Miles de personas se suman a una campaña para recaudar fondos para operar a una niña

La pequeña, de 11 años, sufre una cardiopatía congénita y tiene que ser intervenida en Boston

La familia García vive con el corazón en un puño desde el 2 de agosto de 2000, cuando nació su hija Aitana, que sufre una cardiopatía compleja. Desde entonces, esta familia de clase baja, de Tarazona (Zaragoza), ha estado pendiente de cada uno de los latidos del frágil corazón de la pequeña Aitana y en el empeño ha puesto en juego toda su hacienda. 

En los últimos meses, miles de corazones solidarios se han unido al afán de este clan familiar y han colaborado de modo altruista en una campaña para recaudar fondos y poder intervenir a Aitana en el Hospital Infantil de Boston (Estados Unidos).

La iniciativa, bajo el lema Tapones para una vida, comenzó el pasado mes de agosto y ha consistido en recoger tapones en España y Portugal para su reciclado en plásticos. En la campaña han colaborado la Fundación Seur y la empresa de reciclaje Acteco, radicada en la localidad alicantina de Ibi.

Los 13 millones de personas que han participado en la campaña han recogido 450 toneladas de tapones, que la empresa alicantina ha pagado 300 euros cada 1.000 kilos. En total, el saldo de la campaña de recogida tapones ha sido de 135.000 euros. Las responsables de las  mercantiles participantes en la campaña han entregado esta mañana el cheque a Luis Miguel García, padre de Aitana. El progenitor, mecánico de profesión, ha agradecido el talón y ha  animado a los ciudadanos a seguir colaborando: “No se trata sólo de Aitana, sino de una vida”.

La iniciativa ha consistido en recoger tapones  para su reciclado en plástico en una firma de Ibi

Tras el éxito de la iniciativa, la familia García ha constituido la asociación Una Sonrisa para Aitana, en la que también se han integrado las empresas antes mencionadas. Su objetivo es recaudar fondos para niños afectados por enfermedades raras o de difícil tratamiento. “El primer eslabón de la cadena es Aitana, pero el último no lo sabemos”, ha comentado García.

Aitana suma a su cardiopatía congénita otras carencias de nacimiento, como un pie zambo baro y una fisura palatina. En su corta vida lleva 9 cateterismos programados y tres intervenciones.

La primera operación fue en 2006 en el Hospital 12 de Octubre de Madrid.Tras el postoperatario, los facultativos aseguraron que el futuro de Aitana pasaba por un trasplante de corazón y pulmón. El padre optó entonces por explorar otras alternativas. “Contacté con prestigiosos cardiólogos, entre ellos el cirujano Pedro del Nido, del hospital de Boston”, señala García. “Este nos dijo que intervendría a su hija en tres fases y con un 95% de éxito y sin riesgo para la vida”, añade.

La primera intervención se realizó en 2010 y la segunda está prevista para este mes. “Cada operación cuesta unos 200.000 euros”, comenta García. Los resultados de la primera han sido positivos. "Aitana ya es capaz de caminar e incluso de hacer sus primeros pinitos en bicicleta”, concluye el padre, al tiempo que anuncia que los actos de solidaridad de la asociación Una sonrisa para Aitana siguen el próximo día 14 con un concierto en Leganés.