PSOE e IU apuestan por la agenda social en su primer contacto

La federación “no contempla de ninguna manera” que gobierne el PP

Ocho días después de las elecciones autonómicas de Andalucía, delegaciones del PSOE y de Izquierda Unida mantuvieron este lunes un primer contacto en el que ambas fuerzas reiteraron su apuesta por la agenda social y su voluntad de llegar a un acuerdo que permita un gobierno estable en la comunidad autónoma. Aún es muy pronto para saber si esa intención cuajará en una coalición de gobierno o en un acuerdo de legislatura. Lo que sí está despejado es que José Antonio Griñán contará con los votos necesarios para ser elegido presidente de la Junta.

“No hay margen en Andalucía para otro camino que el que hemos iniciado. IU no contempla de ninguna manera que el PP gobierne en Andalucía”, dijo de manera enfática el secretario general del PCE y diputado de IU al Congreso por Sevilla, José Luis Centella, al término de la primera reunión, que duró una hora y media.

Tras esta declaración de principios, Centella aseguró que lo importante para su organización son los contenidos. “Queremos hablar de programa, programa, programa”, señaló parafraseando al ex coordinador de IU, Julio Anguita. La federación de izquierdas marcó cuatro grandes bloques de negociación que para IU son “determinantes”: el empleo y las políticas sociales que supongan un cambio de modelo productivo; la defensa de lo público; frenar los recortes del PP; y la regeneración de la vida pública en Andalucía. Estos epígrafes aún no se han trasladado al terreno de lo concreto.

La primera de Gordillo

El líder del CUT y parlamentario electo por Sevilla, Juan Manuel Sánchez Gordillo, lanzó ayer su primer órdago cuando ni siquiera se habían celebrado la primera reunión entre el PSOE e IU. El también alcalde de Marinaleda exigió estar presente en la mesa de la negociación política con los socialistas, en la que no hay ningún representante de su organización. “No se fían de mí”, dijo Gordillo a Europa Press, quien considera menor la presencia de dirigentes del CUT en las otras dos mesas de negociación creadas por IU sobre los órganos de extracción parlamentaria y con las organizaciones sociales que colaboraron en el programa electoral de la federación. Gordillo puso como exigencia para negociar con el PSOE la dimisión de los cargos políticos de las consejerías de Empleo y Economía por su “vinculación” con los ERE, la reforma de la ley Electoral, un plan de empleo de cuatro meses para parados, frenar los desahucios y la puesta en marcha de la renta básica.

Casi los mismos términos usó la secretaria de Organización del PSOE, Susana Díaz, aunque en lugar de “regeneración” empleó las palabras transparencia y cercanía. Los socialistas optan claramente por un gobierno de coalición, aunque públicamente evitan insistir solo en esa idea y abren el abanico al acuerdo de legislatura. No quieren dar la sensación de que presionan a su potencial aliado y también quieren evitar generar expectativas que luego se puedan ver frustradas.

También ambas fuerzas aseguraron que “no habrá recortes” en educación, sanidad y dependencia, un compromiso que en boca del representante de IU sonó más firme que en la de Díaz quien habló de una apuesta “nítida” por preservar el Estado de bienestar.

En la reunión que horas antes mantuvo el secretario general del PSOE y presidente de la Junta en funciones, José Antonio Griñán, con los secretarios generales provinciales la opinión de estos es que lo mejor para la estabilidad era un gobierno compartido con IU, aunque todos son conscientes de que este objetivo no va a ser fácil de conseguir. Entre otras cosas porque la postura de IU no es unánime al respecto. Ni IU ni PSOE dieron detalles del calendario y la metodología de la negociación que continuará a través de correos electrónicos, según dijeron. Está claro que en esta negociación, como ocurre con otras similares, habrá contactos en la penumbra y fuera del foco de los periodistas.

Ni Centella ni Díaz prestaron atención al primer quiebro del diputado electo más singular de IU, Juan Manuel Sánchez Gordillo, quien anunció la salida de su organización de las mesas de negociación.

Por parte de IU, también participaron los dirigentes Willy Meyer, José Antonio Castro, Rosalía Martín y José Luis Pérez Tapia. Mar Moreno, Antonio Ávila y Mario Jiménez integraron la socialista.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana