Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio millar de personas duermen en las calles de la capital

En Madrid hay 1.863 personas sin hogar según el último recuento, un 4% más que hace un año

Ocho de cada 10 son hombres, la mitad españoles y su media de edad es de 44 años

Una mujer habla con un grupo de voluntarios de una iglesia evangélica en la calle Arenal. Ampliar foto
Una mujer habla con un grupo de voluntarios de una iglesia evangélica en la calle Arenal.

El pasado 14 de febrero, Día de San Valentín, medio millar de personas pasaron la noche en las calles de Madrid. La temperatura rondaba los cero grados. Casi un millar más se refugiaron del frío en la red de albergues del Ayuntamiento, y otras 300 en centros de varias ONG. Según las cuentas realizadas por el Gobierno local (PP), en la capital había entonces (y, presumiblemente, ahora) alrededor de 1.900 personas sin hogar, de las que el 29% dormía al raso. El Ayuntamiento ha realizado en los últimos años cinco recuentos con cientos de voluntarios para calcular cuántas personas pernoctan en la calle y su perfil sociológico. En diciembre de 2006 (621 personas); febrero de 2008 (651); junio de 2008 (621); marzo de 2009 (535) y febrero de 2010 (596).

La alcaldesa, Ana Botella, anunció el pasado febrero que para finales de año estará listo un estudio a fondo realizado “con recursos propios” (bomberos, SAMUR y Policía Municipal, entre otros) y voluntarios, con asesoría de expertos de la Fundación Complutense. Pero entretanto, ha realizado una prospección previa. Trabajadores municipales contabilizaron las personas que durmieron al raso el pasado febrero: 542. De ellos, 134 fueron encontrados en 49 ubicaciones diferentes de Centro. El resto de distritos con mayor número de personas sin techo son Arganzuela (72), Salamanca (58), Chamberí (33), Tetuán (32), Latina (32) y Chamartín (29).

A las 542 personas hay que sumar otras 983 que pernoctaron en la red municipal de centros, que se encontraba a pleno rendimiento esa noche por la alerta de bajas temperaturas; y 338 más acogidas por entidades sociales. En total, 1.863 personas sin hogar. En el pasado recuento, de febrero de 2010, a las 596 personas que dormían en la calle hubo que sumar otras 1.194 acogidas en albergues. Sumaron 1.790, lo que significa en ese periodo que la cifra total se ha incrementado un 4%.

Hace dos años, la entonces responsable de Asuntos Sociales y hoy delegada de Hacienda, Concepción Dancausa, explicó que estos números se mantienen relativamente estables desde hace años y que no se ven afectados por la crisis. Según Dancausa, el proceso de exclusión es paulatino, y no responde solo a los reveses económicos. Entre los factores más relevantes se encuentra la falta de apoyo familiar, que afecta especialmente a los extranjeros. En ese sentido, la mala situación económica del país ha llevado a que muchos inmigrantes hayan regresado a sus países de origen, según Dancausa.

El pasado viernes concluyó el dispositivo especial de la campaña del frío, puesto en marcha el 25 de noviembre por el Ayuntamiento. Durante este invierno, a las 1.367 plazas habituales en albergues se añaden otras 497, total 1.864. Sin embargo, durante el resto del año, el número de plazas es sensiblemente inferior al de personas sin hogar en la capital, 496 personas inferior por lo que sería necesario un 36% más de plazas entre abril y noviembre para cubrir toda esa demanda potencial.

Según el balance de los 124 días de campaña del frío, 1.546 personas se han refugiado en los albergues. Nueve de cada 10 eran hombres. “Ninguna de las personas que ha solicitado acogida se ha quedado en la calle”, afirma el Ayuntamiento. El 59% de las personas atendidas eran extranjeros. El perfil de las personas que pernoctaron el 14 de febrero en la calle no se conoce. El estudio de 2010 concluía que, entonces, al menos 8 de cada 10 eran hombres, el 51,6% extranjeros (frente al 59,2% de 2009) y su edad media era de 44 años.