Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hospitales de Barcelona funcionan como en un día festivo

Los sindicatos estiman un seguimiento de la protesta del 30% en el sector

Los pacientes no acuden a urgencias por temor a los efectos de la huelga

Consulta de analíticas del hospital delVall d'Hebron de Barcelona.
Consulta de analíticas del hospital delVall d'Hebron de Barcelona.

El seguimiento del paro en los hospitales ha oscilado entre el 30% y el 50%, según los sindicatos, mientras que la patronal y el Departamento de Salud aseguraron que los centros sanitarios funcionaron correctamente en todo el territorio. Metges de Catalunya, sindicato mayoritario entre los facultativos que se había desmarcado de la protesta, señaló que la incidencia de la huelga fue moderada.

La huelga se tradujo en hospitales con ambiente de día festivo y ambulatorios con más médicos que pacientes: estos evitaron acudir a los centros por temor a que la huelga generara un posible colapso que no se produjo. Las consultas, las urgencias y las operaciones previstas para esta jornada funcionaron con normalidad.

Los sindicatos asumieron el impacto moderado del paro en los centros sanitarios y lo achacaron a los servicios mínimos dictados por la Generalitat, que consideraron “exagerados” debido a que exigían la presencia de más personal que los domingos. También lamentaron que el sindicato Metges de Catalunya y el de enfermería se desmarcaran de la convocatoria. La dirección de algunos hospitales, han denunciado CC OO y UGT, han ofrecido una jornada de fiesta a la plantilla durante este jueves a cambio de no descontar la parte proporcional de la nómina, lo que según el sindicato ha frenado el alcance de la huelga.

El acceso a los centros ha protagonizado los únicos conflictos en el sector. En el hospital Vall d’Hebron, el más grande de Cataluña, trabajadores y representantes de sindicatos se han enzarzado físicamente en un par de ocasiones sin que el asunto fuera a más. Una decena de sindicalistas han intentado impedir el paso a los trabajadores que acudían a firmar la hoja de asistencia para certificar que no seguían el paro. El revuelo, durante el que algunos trabajadores incluso han accedido al pasillo por ventanillas de salas anexas, ha crispado el ambiente en el acceso al hospital a lo largo de la mañana.

El funcionamiento del hospital Vall d'Hebron, sin embargo, apenas ha registrado incidencias: las urgencias del centro concentraban este mediodía aproximadamente la mitad de personas que un día normal y se han suspendido decenas de consultas externas, en su mayoría porque los pacientes no se han presentado a su cita por temor a posibles colapsos generados por la huelga.

En el hospital de Bellvitge, un centenar de personas ha cortado el acceso a la zona del edificio y ha generado problemas a algunos usuarios. “El médico me dijo que viniera igualmente, aunque fuera día de huelga”, ha detallado María Gutiérrez, mujer de 42 años que debía realizar una consulta este mediodía y que acudió al hospital en balde. “Al final he venido para nada porque no he podido pasar”, ha señalado sobre el bloqueo de los huelguistas que se manifiestan en la zona. Otra paciente, Cristina Rubio, celebraba, en cambio, la rapidez de atención debido a la menor asistencia de gente a las consultas. "Pues me ha ido fenomenal porque ha ido todo mucho más rápido que un día normal", aseguró a la salida de la consulta.