Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud destituye al gerente del Sant Pau por irregularidades financieras

Acumuló un déficit de 18 millones de euros en 2011 y suspendió la aplicación de un ERE

El ex director gerente del hospital Sant Pau de Barcelona, Jordi Varela.
El ex director gerente del hospital Sant Pau de Barcelona, Jordi Varela.

La Generalitat ha forzado la destitución del director gerente del hospital de Sant Pau de Barcelona, Jordi Varela, después de haber detectado en las cuentas del centro “desequilibrios económicos que afectan a las cuentas del Gobierno catalán”, señaló ayer el Departamento de Salud en un comunicado en el que no precisó las irregularidades descubiertas. Estas se refieren al ejercicio de 2011, año en que el hospital acumuló un déficit de 18 millones de euros y se vio obligado a suspender la aplicación de un expediente de regulación de empleo (ERE) vigente desde noviembre por una denuncia de los sindicatos. Estos también denunciaron a la Oficina Antifraude de la Generalitat el pasado viernes una serie de supuestas irregularidades económicas vinculadas a retribuciones ilícitas a políticos y ex altos cargos del centro.

La destitución del gerente se aprobó en la reunión de la fundación de gestión sanitaria del hospital, en la que la Generalitat cuenta con mayoría. El organismo, integrado también por el Ayuntamiento y el arzobispado de Barcelona, aprobó la destitución de Varela y depositó las funciones de este en la hasta ahora directora de Economía y Finanzas del hospital, Rosa Viladella.

Los departamentos de Salud y Economía anunciaron por su parte la creación de una comisión de control para analizar la situación económica del centro y avanzaron que, previsiblemente, esta comisión dictará medidas de ajuste extraordinarias para equilibrar las cuentas del hospital. Es la primera comisión de control sobre un centro sanitario desde que el pasado mes de julio se aprobó la Ley de Medidas Fiscales y Financieras, que incluye este mecanismo de control.

La dirección del hospital y la junta del patronato seguirán las órdenes de esta comisión de la Generalitat, que dispondrá de seis miembros —tres de cada departamento— para resolver “la situación de desequilibrio”, señaló Salud. También deberán formular un plan económico y financiero de reequilibrio, así como un informe de las causas del déficit. Sant Pau solo recuperará la plena autonomía de gestión cuando la comisión considere que se ha restablecido el equilibrio financiero.

“Es un hospital constituido por tres fundaciones que facilitan la opacidad de pagos y retribuciones no justificadas”, detalló el secretario del comité de empresa, Jaume Roca. “Ya era hora de que se tomaran este tipo de medidas”, señaló sobre la destitución del gerente por el déficit que acumula el hospital. Roca achacó esta situación a las irregularidades que el comité denunció la semana pasada.

El hospital de Sant Pau forma parte de un grupo empresarial constituido por tres fundaciones; una de ellas, propietaria de unos 1.200 inmuebles que mantiene en régimen de alquiler y que están valorados en más de 300 millones de euros. En su mayoría, son edificios donados por los ciudadanos o instituciones que el hospital ha ido acumulando desde el siglo XV. Otra fundación, esta sin bienes patrimoniales, se limita a gestionar la prestación sanitaria del centro.

“Es una situación fraudulenta”, aseguró el responsable del comité de empresa, quien considera que el entramado de fundaciones facilita pagos y retribuciones no esclarecidos que, sin embargo, repercuten en el patrimonio del centro. La separación de bienes y gestión, añade el comité, también propicia que el Sant Pau se considere deficitario pese a tratarse de uno de los hospitales con mayor patrimonio del país.