Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud tardó 69 minutos de media en atender cada infarto en 2011

La tasa de mortalidad de los pacientes afectados por la enfermedad coronaria descendió al 3,3%

Es mejor dato que el año anterior: la sanidad pública tardó 69 minutos de media para realizar la primera atención sanitaria a infartos de miocardio en 2011, según datos presentados este lunes por el Departamento de Salud. En 2010, la media fue de unos 80 minutos. "Esperamos reducir todavía más este tiempo para reducir a su vez la tasa de mortalidad", señaló el responsable del Plan Director de Cardiología del Departamento, Antoni Curós.

Esta tasa se ha venido reduciendo progresivamente los últimos años hasta pasar del 12% de fallecidos en 2000 al 3,3% en 2011. El objetivo de Salud es reducir el 15% la mortalidad por infarto de miocardio en 2020, y que más del 40% de los afectados sean intervenidos en menos de tres horas.

El tiempo medio de atención total a un paciente -desde que padece el onfarto hasta que es intervenido -es de unos 176 minutos de media. Este periodo, sin embargo, varia considerablemente en función de la vía de entrada del paciente a la sanidad pública.

El tiempo medio para ser atendido osciló entre los 130 y los 220 minutos


Cuando el aviso de infarto se efectúa a través del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), el tiempo de respuesta total se reduce hasta los 130 minutos. Si el enfermo se dirige
directamente a uno de los hospitales especializados que integran la red del Código Infarto, el tiempo aumenta hasta los 180 minutos. Si el paciente acude hasta un ambulatorio, la sanidad pública tardará de media 200 minutos. Por último, si el afectado se dirige a un hospital terciario sin servicio de cardiología la espera media alcanza los 220 minutos.

Salud insistirá a través de una campaña específica en que los ciudadanos llamen al 112, ha destacado el consejero Boi Ruiz. El consejero ha recordado que cada año se contabilizan en Cataluña unos 6.500 infartos. "Es una de las principales causas de mortalidad de la población", ha detallado Ruiz.

De estos 6.500 casos, unos 3.000 requieren tratamiento inmediato. Las angioplastias representan a día de hoy el 85,7% de las actuaciones, cuando en 2000 eran solo el 5% y en 2006 el 33%, lo que ha incidido de igual manera en la mejora de la supervivencia hasta situar a Cataluña como una de las mejores regiones de Europa en la atención de esta enfermedad, ha defendido Ruiz.

"El tiempo de espera del paciente es clave", ha insistido el consejero tras presentar una campaña en la que se fomenta que los ciudadanos llamen al 112 en caso de sospecha de que se está ante un infarto. "Solo un tercio de los afectados por un infarto llaman al 112", ha señalado Salud. El Departamento distribuirá trípticos y proyectará vídeos informativos en los centros médicos de Cataluña para destacar la importancia de la intervención rápida en este tipo de patologías.

Los síntomas del infarto de miocardio consisten en un fuerte dolor en el pecho, náuseas y vómitos, acompañados de sudoración y un posible traslado del dolor al brazo. "Es fácil de diagnosticar si se activa el dispositivo adecuado", ha señalado Curós.

Cataluña cuenta con cinco hospitales con unidades específicas para antender infartos de miocardio las 24 horas y los 365 días del año, concentrados en el área de Barcelona -los hospitales de Vall d'Hebron, Bellvitge, Clínic, Trias Pujol de Badalona y Sant Pau, que se coordina con el Hospital del
Mar-. Otros cuatro centros están activos en horario diurno -los centros Josep Trueta de Girona, Arnau de Vilanova de Lleida, Mútua de Terrassa y Joan XXIII de Tarragona-.