Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conductores multados por un radar de la C-245 protestan cortando la vía

Desde el pasado mes de febrero, el medidor de velocidad ha fotografiado 8.500 infraciones

Decenas de vehículos cortaron ayer la vía C-245 de Gavà (Baix Llobregat) durante varias horas en protesta porque el mes pasado se instaló un radar que está trabajando a destajo: el aparato ha emitido ya unas 8.500 sanciones en pocas semanas, según ha informado el Ayuntamiento de la localidad a los manifestantes. Estos lamentan que con el radar nuevo solo se aspira a recaudar dinero, puesto que está situado precisamente en un tramo con velocidad máxima de 50 kilómetros por hora en una vía en la que está limitada a 80.

“Protestaremos todas las semanas hasta que Tráfico nos haga caso”, señaló una de los manifestantes, quienes añaden que el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) instaló el aparato sin el necesario permiso municipal en una zona de la vía donde las competencias corresponden al Ayuntamiento.

El radar ha seguido emitiendo sanciones a lo largo de esta semana y con él ya se han recaudado 2,5 millones de euros, según cálculos de los afectados. “No tiene otra explicación que el afán de recaudar dinero. Está colocado en un tramo perfecto para eso”, señala otro de los que ayer cortaron la vía en el tramo que queda entre los núcleos urbanos de Gavà y Castelldefels.

Un vecino ha recibido sin preaviso y de golpe "hasta 22 multas"

Todo empezó el viernes pasado, cuando los vecinos de la zona empezaron a recibir multas de forma masiva y sin aviso previo. “Muchas multas para cada uno”, recuerda una vecina. “Uno, cinco; otro, nueve... hasta 22 multas ha recibido otro”, señala. La mayoría de estas sanciones implican, además, la pérdida de dos puntos del carnet, por lo que quienes hayan recibido más de siete sanciones ya pueden despedirse de la licencia para conducir. “Y del trabajo, porque entre los muchos afectados hay conductores de ambulancia, autobuses... incluso policías”, señaló una vecina. “Para nosotros no es solo cuestión de dinero”, subrayó.

El Ayuntamiento de Gavà, que recibió a los manifestantes el pasado miércoles, admitió que el SCT instaló el radar sin notificarlo al Consistorio previamente. “Tráfico no puede poner este radar en esa carretera”, aseguró un portavoz de los manifestantes. El SCT, sin embargo, advirtió a los vecinos que no retirará las sanciones y que actuará por la vía legal contra aquellos que se nieguen a pagarlas.

Protesta pacífica

“Es cierto que hemos cometido esta infracción: circular a más de 50 kilómetros por hora en este tramo concreto”, lamentó un portavoz de los afectados. “Pero es injusto, no nos dejan más remedio que protestar de forma pacífica”, lamentó.

El pasado martes, cuando los primeros vecinos multados masivamente empezaron a reunirse de forma improvisada, los afectados ya cortaron la vía durante un par de horas. El viernes por la tarde, avisaron a los Ayuntamientos de Gavà y de Castelldefels de que volverían a hacerlo. “Para evitar incidentes y polémicas, solo protestamos en contra de una injusticia y contamos con el Ayuntamiento de Gavà en esta queja”, confió una afectada.

El apoyo municipal, sin embargo, no es definitivo. “Claro, como el radar ha recaudado tanto dinero en poco tiempo...”, señaló la mujer, “nos tememos que los alcaldes acaben cediendo”.