Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda de Moià atrapa al alcalde

El impago del Ayuntamiento acaba con una multa al primer edil tras ignorar un auto judicial

Dionís Guiteras, alcalde de Moià.
Dionís Guiteras, alcalde de Moià.

Los cerca de 25 millones de euros de deuda del municipio en quiebra de Moià (Bages) empiezan a contaminar peligrosamente la cuenta corriente del alcalde. Dionís Guiteras (Ara Moià-ERC), quien nada tuvo que ver con los impagos en que está incurriendo el Consistorio, ya ha recibido la primera multa coercitiva a su nombre derivado del proceso judicial por una deuda de 451.000 euros contraída en 2006 con una constructora durante el mandato de su antecesor, Josep Montràs (CiU). Enojado, el alcalde amenazó con que su equipo de gobierno dimitirá en bloque. Pero ningún representante municipal se presentó en el proceso judicial por la deuda, hasta el punto de ignorar un requerimiento judicial dictado en diciembre de 2011.

 El alcalde y el concejal de Hacienda, Ramon Crespiera, han recurrido por ahora la multa conjunta de 150 euros impuesta por el juez. Pero esta sanción aumentará hasta 1.000 euros si en el plazo de 20 días no se salda la deuda más los intereses a la constructora; y de 1.500 euros al cabo de 40 días. “No sabemos cuánto tardará el Ayuntamiento en poder pagar”, destaca el equipo de gobierno.

La responsabilidad del alcalde en esta causa responde a representar a la corporación local demandada cuando el Ayuntamiento ignoró el requerimiento que realizó el juzgado de lo contencioso administrativo número 1 de Barcelona. Este exigió en un auto que Moià pagara la deuda en un plazo que expiró “sin que la Administración se personara siquiera ante este órgano judicial”, señala la resolución judicial.

La multa contra Guiteras crece a cada día que pase hasta que el Ayuntamiento no salde su deuda

“Si nos responsabilizan de la deuda heredada demandaremos a los anteriores equipos de gobierno”, precisó ayer Guiteras ante la amenaza de nuevas sanciones. La Generalitat, por su parte, se apremia esta semana para pagar lo que adeuda al Consistorio de Moià: unos 200.000 euros. Este monto ni cubre la deuda del Ayuntamiento con la constructora ni las multas que esta genere al bolsillo del alcalde. El Gobierno catalán, que también negocia con una entidad financiera que trace un plan de viabilidad del Consistorio en quiebra, confía en que el municipio logrará hacer frente a sus deudas. Pero Guiteras, según ha fijado el juez, también deberá pagar la multa.