Fallece una mujer tras frenar Salud la orden de llevarla a un hospital

El SEM impuso por teléfono que la ambulancia condujera a la paciente, de 81 años, al ambulatorio contra el criterio de su médico

Montserrat Grasa, hija de la fallecida, con fotografías de esta. / JOAN SÁNCHEZ

El teléfono se impuso al criterio del médico. Montserrat Salas, paciente de 81 años diagnosticada con una gastroenteritis, llegó al hospital un día más tarde de lo que ordenó el doctor que la atendió. Ya recostada en la ambulancia, la enferma oyó cómo el conductor recibió un telefonazo que corrigió al médico; el facultativo ordenó que la mujer fuera trasladada al hospital del Mar de Barcelona ante la gravedad de la aparente gastroenteritis que padecía, pero acabó en el ambulatorio de urgencias Pere Camps, un centro con menos medios. Así lo impuso por vía telefónica el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), entidad del Departamento de Salud que gestiona las urgencias y emergencias sanitarias en Cataluña.

Unas 24 horas después de entrar en el ambulatorio, los médicos ordenaron de nuevo el traslado de la mujer al hospital del Mar para que aclarar por qué una gastroenteritis causaba tantas complicaciones. En realidad, Montserrat Salas padecía una hernia inguinal estrangulada, patología que requería una operación urgente. Horas después de ser intervenida, la mujer murió.

“Quizá tampoco habría sobrevivido si la ambulancia la hubiera llevado a su debido tiempo”, se resigna Montserrat Grasa, hija de la fallecida que agita una esquela de su madre entre los dedos. “Pero el trato recibido y el cúmulo de errores son bochornosos. ¿Cómo corrigen por teléfono lo que manda un doctor en persona?”. El SEM defiende que su actuación responde al protocolo de emergencias. “Se actuó correctamente ante un caso de gastroenteritis”, señala una portavoz. Pero el protocolo no cuenta con posibles errores de diagnóstico. “La patología que había diagnosticado el doctor es una urgencia, no una emergencia”, justifica el organismo. “Y las urgencias deben derivarse al ambulatorio para no colapsar los hospitales. Aunque ello implique corregir al médico”, subraya.

Al otro lado del aparato, el SEM creía tratar una gastroenteritis sin percatarse de que para Salas el tiempo era clave: la hernia inguinal estrangulada implica falta de circulación sanguínea en la zona abdominal y requiere una intervención urgente ante el riesgo de necrosis o muerte intestinal. Pero el protocolo ignoró en este caso la presunta apreciación que realizó el médico en persona. “En teoría era una gastroenteritis, pero mi madre estaba muy mal. No había más que verla”, lamenta la hija. Hasta el médico, recuerda, ordenó que la paciente fuera atendida en un hospital pese a padecer una enfermedad menor. “No teníamos indicación de ninguna complicación”, asegura el SEM.

"Estoy segura de que no llevaron a mi madre al hospital para ahorrar costes”, lamenta la hija

Por ello, tras una acalorada discusión con el chófer de la ambulancia, un empleado del SEM logró que el vehículo llevara a la paciente al Pere Camps. “Lo siento en el alma, esta mujer debería ir a un hospital, pero me obligan a llevarla a un ambulatorio”, se excusó el conductor a la hija de la paciente, según el relato de Grasa.

“La sanidad pública no puede funcionar así, estoy segura de que no llevaron a mi madre al hospital para ahorrar costes”, lamenta la hija. “Es el mismo protocolo que seguimos desde hace años”, insiste el SEM. “Si ocurriera otra vez, volveríamos a actuar igual”.

El caso incide en las dudas sobre la atención telefónica, uno de los pilares con el que Salud pretende mantener la calidad asistencial. En dos años, el Gobierno de CiU ha recortado unos 1.200 millones de euros los gastos de la sanidad pública. El drástico ajuste ha comportado el cierre de ambulatorios, camas y quirófanos y ha reducido también las horas de servicio que presta cada ambulancia.

Pero el Departamento de Salud defiende que cualquier persona puede recurrir al teléfono de emergencias que presta atención sanitaria de forma ininterrumpida. “No se puede gestionar a una enferma por teléfono”, insiste Grasa. El pasado mes de diciembre, el SEM ya dejó cientos de llamadas desatendidas por falta de personal.

La paciente no podía ni moverse del dolor, por lo que pidieron a un médico que se desplazara al domicilio de la mujer

“Quien hablaba al otro lado del teléfono no sabía que mi madre llevaba días muy enferma”, reseña la hija de la mujer fallecida.

El dolor y los vómitos de Montserrat Salas empezaron el pasado lunes 6 de febrero, pero el ambulatorio diagnosticó en primera instancia una mera gastroenteritis, diagnóstico que después se demostraría erróneo. De martes a jueves, la mujer siguió vomitando y hasta dejó de ingerir líquidos por la molestia que le ocasionaba. El jueves por la mañana, Grasa requirió el servicio de una ambulancia para ingresar a su madre en el hospital. “Pero el servicio telefónico de emergencias de Salud dijo que debíamos volver al ambulatorio porque la ambulancia debe ordenarla un médico”, recuerda la hija.

La paciente no podía ni moverse del dolor, por lo que pidieron a un médico que se desplazara al domicilio de la mujer. Desde allí, el médico ordenó que una ambulancia llevara la mujer al hospital. “Los vómitos eran de un color muy oscuro y olían extrañamente mal”, detalla la hija. “El médico vio que aquellos continuos vómitos no eran normales”. Pero no el SEM, que a través del teléfono derivó a la mujer a un centro sin medios para verificar el diagnóstico.

“Mi madre... ¿se habría salvado?”, se pregunta la hija sin respuesta posible.

 

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Sección de Sociedad del diario EL PAÍS

IMPRESCINDIBLES

Història reenfocada

Marc Andreu Barcelona

El procés independentista va creant la seva hegemonia cultural passant pel seu sedàs dades i fets

Los presupuestos penden de Hacienda

Lluís Pellicer Barcelona

Mas-Colell propone al ministerio medidas para obtener más ingresos. Economía debe buscar también el apoyo de ERC

ERC pone a Mas entre la espada y la pared con una oferta de coalición

Miquel Noguer Barcelona

El 'president' recuerda a Junqueras que hay otras mayorías posibles: "Llegado el momento, que no es ahora, hablaremos".

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana