Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El argumentario del PP sostiene que "las manifestaciones son ilegales"

La organización del partido en Valencia instruye a los altos cargos: "Cortar el tráfico es delito"

El documento se distribuye a todos los responsables públicos que lo soliciten

El argumentario del PP para responder sobre las protestas que se están produciendo en el centro de Valencia contra los recortes en la educación y las detenciones, asegura que estas manifestaciones "no se han comunicado en ningún momento y, por lo tanto, son ilegales" y que "cortar el tráfico es delito".

La organización del partido instruye a sus responsables públicos y considera "preocupante" que los alumnos que hayan participado  en la protestas -que "la mayoría no son estudiantes", precisa-, están "librando una batalla que no es la suya, engañados por gente interesada". Según han confirmado fuentes del partido se trata de un documento facilitado por el PP a los cargos del partido que lo solicitan. Es una comunicación "interna y habitual en de los partidos" sobre petición de ideas acerca de actualidad, por lo que "no se trata de un hecho puntual", según las mismas fuentes.

El escrito está fechado a 21 de febrero de 2012 y, con el título claus del dia, claves del día, incluye algunas directrices que ha marcado el partido para responder sobre asuntos relacionados con la movilizaciones que están teniendo lugar estos días en Valencia. El escrito se divide en dos epígrafes principales: "Las normas del Estado de Derecho son iguales para todos" y "No hay recortes en educación: los estudiantes están siendo utilizados".

En el primer apartado remarca que como demócratas, respetan cualquier tipo de manifestación o protesta pacífica "que se enmarque dentro del marco institucional" y estas premisas "no se han cumplido". Según indica, las manifestaciones "no se han comunicado en ningún momento y, por lo tanto, son ilegales". Del mismo modo, apunta que en la Comunidad Valenciana se han producido "muchas protestas en las últimas semanas" que "previamente se han comunicado", que "han seguido las normas establecidas y que se han desarrollado sin incidentes, dando ejemplo de civismo y ciudadanía". Asimismo, afirma que cortar el tráfico "es delito" y apela a la "responsabilidad de todos" y expresa su confianza en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

En el segundo apartado, bajo el título Los estudiantes están siendo utilizados, el PP sostiene que "no se ha recortado ni un solo euro en educación". "Como hemos explicado a la saciedad, los ajustes solo han afectado a los complementos de los salarios de los profesores, concretamente a los sexenios. para nada a la enseñanza, para nada a los alumnos", agrega.

Del mismo modo, apunta que "lo preocupante es que los alumnos hayan participado en estas protestas (la mayoría no son estudiantes) están librando una batalla que no es la suya, engañados por gente interesada". En este epígrafe también carga contra la oposición porque, según dice, están "haciendo alarde de una irresponsabilidad y oportunismo político, rayano en lo peligroso" y porque "se ha erigido en instigadora de unas protestas no pacíficas sin importarles las consecuencias que éstas pueden tener para los estudiantes". El último punto pide a la oposición que dé explicaciones de "por qué, en un Estado de Derecho, no sólo dan soporte sino que, además, alimentan unas protestas ilegales que no se enmarcan dentro del derecho de la manifetación que prevé la Constitución Española".