Una 'Norma' distinta

El problema de 'Norma' es que, al menos en el ámbito vocal, sólo tolera la más exquisita excelencia

El mayor interés que presentaba esta versión de Norma era su interpretación con instrumentos antiguos, que le proporcionaron un nuevo color. En cuanto al intento de restituir lo verdaderamente escrito por Bellini, faltó, por lo menos, una cosa: encomendar el papel de Adalgisa a una soprano, tal como lo concibió el compositor, y no a una mezzo, como tradicionalmente se hace. Es cierto que resulta muy difícil encontrar hoy una voz de aquella tesitura que pueda afrontarlo —Giulia Grisi lo hizo en el estreno (1831)—, pero este podría haber sido uno de esos riesgos que aportan valor añadido a las versiones historicistas.

NORMA (versión de concierto)

De Bellini. Solistas: Pellegrino, Bothmer, Didenko, Cirillo, Zoccatelli y Bartagnolli. Coral Catedralicia de Valencia. Europa Galante. Director: Fabio Biondi. Palau de la Música. Valencia, 18 de febrero de 2012.

En cualquier caso, Fabio Biondi dirigió con un buen sentido de la narración. Sin embargo, la preservación de la belleza melódica cedió, quizás demasiado, a las exigencias de un intenso dramatismo: ambos componentes pesan mucho en Norma, pero el primero supone la quintaesencia del bel canto, y la batuta no puede descuidarlo. A las voces se les plantea el mismo problema, especialmente en el caso de la protagonista, que ha de conjugar homogeneidad de timbre, sabiduría en el legato, ligereza en las agilidades y una importante capacidad dramática. Katia Pellegrino supo redondear los registros allá donde se le exigía un canto lírico y reposado, sosteniendo bien las frases de largo recorrido, con una coloratura abundante pero no superflua. La famosísima Casta diva fue una muestra de todo ello. Sin embargo, en la vertiente más dramática del personaje —escena final del primer acto o dúo con Pollione del segundo (In mia man alfin tu sei"—, agilidades y saltos cobraban un color estridente y una cierta rigidez. El instrumento de Lucia Cirillo, con un grato timbre juvenil, muy adecuado para Adalgisa, se atuvo asimismo a los rigores belcantistas de la partitura, que son muchos. Los personajes masculinos estuvieron peor servidos, sobre todo el de Pollione, con poco fuste y una franja aguda quebradiza.

La Coral Catedralicia va cobrando, día a día, mayor seguridad y empaste, aunque las sutilezas dinámicas de esta obra todavía le vienen grandes. En definitiva: fue esta una versión curiosa, interesante y digna. El problema de Norma es que, al menos en el ámbito vocal, sólo tolera la más exquisita excelencia.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

El PP se hunde ante una izquierda plural

Los populares pierden 23 de 55 escaños. Podemos irrumpe como tercera fuerza política y frena a EU pero no a Compromís. El PSPV no se beneficia del descontento social por la gestión del Partido Popular

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana