Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayor parte de los centros de salud cerrará todos los sábados

El consejero Luis Rosado confirma la reorganización horaria de los centros de salud

La oposición y el sindicato médico vaticinan un deterioro de la atención al paciente

El consejero de Sanidad, Luis Rosado, rodeado ayer de medios de comunicación.

Los centros de salud valencianos cambiarán el horario de atención a los pacientes. Los consultorios atenderán las visitas programadas de ocho de la mañana a nueve de la noche y muchos de ellos cerrarán los sábados. El consejero de Sanidad, Luis Rosado confirmó este lunes esa medida e insistió en que el ajuste se realizará “sin perjuicio de la calidad asistencial que se presta a los ciudadanos”.

La medida, incluida en el Plan de Estabilidad Presupuestaria diseñado por el Consell, fue contestada por los sindicatos médicos, así como por y los partidos de la oposición. El Sindicato Médico de Asistencia Pública (Simap) denunció que con los nuevos horarios en los centros de salud, la Generalitat no podrá cumplir su promesa de mantener la calidad en la atención al ciudadano y denunció la “improvisación” de la que está haciendo gala el departamento autonómico de Sanidad. “Son medidas de las que falta información y que no se han consensuado con los trabajadores”, se quejó la organización sindical.

Simap denunció que tras esta iniciativa está el “control de gasto” y “no la mejor asistencia al paciente” y criticó que la ampliación del horario hasta las nueve de la noche hará que se dupliquen funciones al solaparse las consultas programadas y las urgencias. “Otra posibilidad”, añadió el sindicato médico, “es que se sustituya la consulta por la atención de urgencias, lo que obligará a retrasar las citas a los pacientes o sobrecargar más la consulta”.

La sanidad valenciana soportará la mitad del tijeretazo que la Generalitat meterá a las cuentas públicas valencianas. El vicepresidente del Consell, José Ciscar, explicó hace unas semanas que las medidas de ajuste supondrán un recorte en el presupuesto sanitario de 440 millones de euros anuales, cerca de la mitad de los 1.057 millones de euros que el Consell se propone reducir en 2012.

“Si se amplían horarios y se reduce personal, la asistencia se deteriora”

Para el Sindicato Médico de la Administración Pública, la iniciativa de la Consejería de Sanidad tiene por objetivo un mayor horario de atención con menos personal. Con esta premisa solo caben dos posibilidades, advierte el Simap: que los médicos de las consultas programadas se encarguen al mismo tiempo del turno de urgencias, o que se atienda el servicio de urgencias dentro del horario normal del centro de salud, que se extiende de ocho de la mañana a nueve de la noche. Las urgencias de los hospitales se saturarán todavía más.

“Si pretenden ampliar horarios de atención a los pacientes y conseguir, a la vez, ahorrar en el capítulo de gastos de personal, solo puede esperarse un deterioro general de la asistencia y un empeoramiento de las condiciones de los profesionales de la sanidad”, concluyó el Simap.

En las Cortes, Mònica Oltra, portavoz adjunta de Compromís, rechazó el cierre de los centros de salud los sábados “porque supondría el caos y la saturación definitiva de nuestro sistema de salud público”. Para Oltra, no es de recibo que se apliquen estos “drásticos recortes” a la sanidad pública “mientras el Gobierno de Fabra no se atreve a pasar la tijera por los grandes eventos o los enchufados del PP en el sector público, que desangran día a día las arcas de la Generalitat”.

La oposición augura caos y saturación con la medida aprobada por Rosado

Desde EU, la diputada autonómica Marina Albiol criticó los cambios. “Supondrá la masificación de los centros de salud que queden abiertos, así como de las salas de urgencias de los hospitales”. Esta formación interpelará al consejero Luis Rosado sobre los recortes en sanidad en el pleno de esta semana.

El consejero respondió que no se “atrevería” a cerrar las puertas de ningún centro de salud que implique un deterioro de la calidad asistencial ni que suponga una sobrecarga del sistema sanitario valenciano.

Hoy la Generalitat deberá hacer frente al colectivo de médicos. El Colegio de Médicos tiene previsto hacer público un comunicado —de común acuerdo con el resto de colegios médicos de España— contra los recortes salariales y del servicio que provocará el plan de ajuste impulsado por el presidente Alberto Fabra.

La Generalitat calcula que se ahorrará unos 87 millones de euros con la reducción al 50% del abono de la carrera profesional de los trabajadores sanitarios.

El resto de medidas con las que el Gobierno valenciano quiere recortar el gasto en sanidad son: ceder la gestión de centros de salud públicos a cooperativas de profesionales (de médicos, enfermeros), que se hagan cargo de su gestión. Sería una especie de concesión administrativa.

También se cobrarán los servicios médicos prestados a los extranjeros que no documenten su cobertura o que tengan un seguro privado. Se ofrecerá un solo menú en los centros hospitalarios y se potenciará la concentración de servicios, entre otras medidas.

Más información