UNIVERSIDAD

El mundo demanda ideas

Alumnos y docentes de las cinco instituciones de educación superior de Gipuzkoa participan en un taller para fomentar el emprendizaje

Varios de los estudiantes que participaron ayer en el acto en San Sebastián. / JAVIER HERNÁNDEZ

Alumnos y profesores de todas las instituciones de educación superior de Gipuzkoa participaron ayer en un acto en el Museo San Telmo de San Sebastián que sirvió como tormenta de ideas para buscar herramientas que fomenten el sentido de la iniciativa y el emprendizaje.

Repartidos en 15 mesas de un estilo más cercano a un aula de preescolar que a otra universitaria, se reunieron un centenar de estudiantes y profesores de la UPV, Mondragon Unibertsitatea, la Universidad de Deusto, Tecnun (la escuela donostiarra de la Universidad de Navarra) y Tknika (FP).

La cita, conocida como Initiative Session 3.0 i-lab, se enmarca dentro del proyecto Gaze, impulsado por la Diputación de Gipuzkoa. “Se trata de que el propio alumnado nos diga cómo promover ese sentido de iniciativa, convertir las ideas en hechos y que el protagonismo sea suyo”, explica Joseba Amondarain, jefe del servicio foral de Promoción del Conocimiento y la Actividad Empresarial.

La cita se enmarca

en el proyecto Gaze, impulsado por la Diputación

La cuestión es que hay que aprender y actuar de forma diferente; no pensar en asignaturas sino en problemas reales. “Supone una forma de aprendizaje a través de la resolución de problemas del entorno del alumno”, añade Amondarain.

Durante la jornada creativa, que arrancó a las diez de la mañana y duró cuatro horas, varias actividades dirigidas por colaboradores de Gaze permitieron el trabajo en colaboración y muldisciplinar. Una de las primeras tareas consistió en la presentación de los alumnos, paso previo para trabajar en equipo, un ejercicio que se convirtió en un juego de adivinanzas.

Con el uso de piezas de Lego para construir estructuras, por ejemplo, estudiantes y profesores tuvieron oportunidad de conocer diferentes herramientas de trabajo junto a jóvenes de otros centros y estudios. Los profesores, repartidos en dos mesas, se enfrentaron al reto de edificar el bar de una facultad con piezas multicolores de plástico y plastilina. A partir de ahí, entre todos buscaron un problema y se dispusieron a buscar la solución.

Un centenar

de estudiantes

y profesores participan

en la iniciativa

Josian Llorente, miembro del Laboratorio Arteleku-Tabakalera, fue el encargado de explicar a los participantes en qué consisten las metodologías de ese centro. Conceptos como cocreación o experimentación sirvieron para resolver muchos de los retos planteados. “Los laboratorios son espacios intermedios entre la universidad y el mundo laboral, entre la ciencia y el arte que surgieron en el MIT [el Instituto Tecnológico de Massachusetts] con alumnado que quería cambiar el mundo”, dice Llorente

Comunicar, trabajar en equipo, acordar asumiendo riesgos, aprender de los errores, son algunas de las consignas que se repitieron sin cesar como un eco de una mesa a otra.

 

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Al Sadr convoca a la protesta contra la corrupción en Bagdad

Su llamamiento eleva la tensión al cruzarse con la lucha de poder entre el primer ministro y los jefes de las milicias chiíes

Discurso de Obama desde Nueva Orleans

El presidente de EE UU visita la ciudad que quedó arrasada hace una década por el huracán. Señal: La Casa Blanca

Seis anécdotas de Pablo Motos

'El hormiguero' estrena temporada y el presentador recuerda seis momentos del programa

EL PAÍS RECOMIENDA

Puerto Hurraco quiere olvidar: pacto de silencio

Raúl Limón Benquerencia de la Serena

Los vecinos intentan borrar de la memoria el asesinato de 9 personas hace 25 años

Venecia, ¿infierno o paraíso?

Los transatlánticos y los modernos edificios reabren el debate sobre los excesos del turismo

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana