Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La síndica pide a Trias que ayude a pagar la guardería a las familias sin plaza

Vilà culpa a Hereu de tomar decisiones “no realistas” al ofrecer centros que no estaban construidos

Varapalo de el Síndic de Greuges de Barcelona al exalcalde Jordi Hereu (PSC) y al actual, Xavier Trias (CiU), por el incumplimiento en la construcción de las escoles bressol de Jaén, Caspolino y Els Patufets, cuyas 219 plazas fueron concedidas el año pasado. La síndica, Maria Assumpció Vilà, ha solicitado al actual alcalde que para el próximo curso compense económicamente a las familias y objeta algunas de las soluciones ofrecidas por el Instituto Municipal de Educación (Imeb). La síndica también ha criticado la gestión del exalcalde por considerar que ofrecer la posibilidad de escolarización en estas guarderías “era poco realista”, pues “era altamente improbable o imposible que pudieran abrir en el plazo previsto”.

Vilà ha tomado en consideración 23 de las 24 quejas recibidas (la otra, de una familia afectada de la escuela Els Patufets, en el distrito de Sant Andreu, no se atendió porque aceptó una de las plazas alternativas ofrecidas por el Consistorio) y ha instado al Imeb a "compensar el agravio bonificando durante el curso 2012-13 (en la cantidad que se considere) las cuotas de escolarización de los niños que este curso no disfrutan de la plaza obtenida".

Aunque la síndica considera positivo que el actual gobierno de la ciudad proponga soluciones para las familias, cree que estas “no compensan el perjuicio creado”, de ahí que proponga la ayuda económica. “Los centros donde generalmente quedan plazas libres cuando concluye el periodo de preinscripción no se encuentran cerca de las escuelas referidas y la proximidad es un factor determinante en esta etapa de escolarización”, ha asegurado Vilà. También ha calificado de inviable “la posibilidad de que los niños obtengan una plaza para este curso nada más por el hecho de incorporarlos a la lista de espera”.

El Ayuntamiento asegura que de las 219 familias afectadas, 41 han incorporado a su hijo a otro centro de la red municipal, 32 han solicitado la reserva de cupo para el año siguiente y tres han aceptado una plaza en un centro que no era el inicialmente elegido.