Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA DESAPARICIÓN DE UNA AEROLÍNEA

El juez pone en marcha la liquidación de Spanair con 3.000 acreedores

La aerolínea quiere cerrar en un mes el ERE que afecta a 2.604 trabajadores

Los trabajadores de Spanair se manifiestan y cortan la Gran Via de Barcelona.
Los trabajadores de Spanair se manifiestan y cortan la Gran Via de Barcelona.

El magistrado del Juzgado de lo Mercantil número 10 de Barcelona puso en marcha ayer el proceso que conducirá al cierre definitivo de Spanair al declarar su concurso voluntario de acreedores. El proceso, cuya finalidad es liquidar la compañía, se prevé complejo. Más de 3.000 acreedores deberán hacer cola para cobrar las cantidades que adeuda una compañía con un pasivo que casi cuadruplica su activo. En paralelo, Spanair aplicará un expediente de regulación de empleo (ERE) sobre 2.604 trabajadores que pretende culminar en un mes.

El sindicato de pilotos Sepla y otras tres sociedades habían instado el concurso necesario de la compañía minutos antes de que esta presentara su solicitud para tener una posición privilegiada en el proceso. Sin embargo, el magistrado decidió dar prioridad a la petición de los directivos de la aerolínea al considerar que la demanda registrada por el sindicato tenía “evidentes defectos formales” y fue presentada con la intención “abusiva” de privilegiar su crédito frente a los acreedores de su misma clase. El auto también argumenta que el concurso necesario es la vía más sencilla para llegar a “un acuerdo rápido de extinción de contratos”.

El juez nombró al Grupo Gispert Abogados y Economistas como administrador del concurso de acreedores. Este despacho fue fundado por Ignasi de Gispert Jordà, que fue consejero de Justicia durante el primer mandato de Jordi Pujol, y está vinculado familiarmente a la presidenta del Parlamento catalán, la democristiana Núria de Gispert. El despacho de abogados Roca i Junyent, por su parte, asesora a Spanair.

El activo de la compañía es casi cuatro veces inferior al pasivo

Fuentes cercanas a la empresa confirmaron ayer que los activos de la compañía ascienden a 125 millones de euros. Ello supone que son casi cuatro veces inferiores a los 474 millones del pasivo, que no contempla las indemnizaciones a los empleados ni las sanciones anunciadas por el Ministerio de Fomento que, al tratarse de crédito subordinado, la compañía probablemente no llegará a abonar. Fuentes judiciales aseguraron que los fondos con los que cuenta la compañía son de cerca de cinco millones de euros, lo cual no llega a cubrir las indemnizaciones de los trabajadores.

Los representantes de los trabajadores se reunieron ayer con la empresa. No serán finalmente 2.075 los afectados por el ERE, sino que la cifra asciende a 2.604, puesto que también afecta a trabajadores que estaban empleados a tiempo parcial. La dirección dio por hecho que el ERE se resolverá en apenas un mes y que será el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) quien asumirá las indemnizaciones. Los sindicatos ya llevaban días alertando de que la caja de Spanair no contaba con suficientes fondos para pagar nóminas ni combustible.

Los trabajadores trasladaron a la dirección su deseo de que el expediente se cierre cuanto antes, según explicó el representante del comité de empresa, Jordi Mauri (USOC). Para los empleados, acudir al Fogasa les permitiría poder tramitar el subsidio de paro e iniciar la búsqueda de un nuevo trabajo, aunque sea a costa de recibir unas indemnizaciones menores de las que podrían conseguir negociando. Los trabajadores siguen exigiendo a la Generalitat, como accionista e inversora de la compañía, que se responsabilice de su futuro laboral.

El administrador tiene vínculo familiar con la presidenta del Parlamento catalán

El Ejecutivo catalán, de momento, anunció que los consejeros de Economía, Andreu Mas-Colell, y Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, comparecerán en el Parlamento el 10 de febrero para dar explicaciones por el abrupto cese de operaciones del viernes y las razones que llevaron a la Generalitat a dejar de inyectar fondos en Spanair.

Puesto que los accionistas con más del 10% de participaciones estarán a la cola para recuperar sus deudas— que probablemente no recuperarán— a otro de los accionistas de la compañía, la escandinava SAS, la quiebra de Spanair le costará entre 22 y 34 millones de euros, según la agencia de calificación Moody’s.

A medida que avanza el cierre de la aerolínea, el resto de compañías sigue repartiéndose el pastel. Easyjet adelantará a mayo la ruta entre Madrid y Copenhague que hasta ahora cubría Spanair.