Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Canal 9 pagó hasta 50 veces por encima de mercado los reportajes de Triskel

La productora estaba vinculada a Quintela, ahora director de Antena de RTVV

Uno de los reportajes comprados ya se emitió en Intereconomía TV

Los 200.000 euros pagados por Canal 9 a la productora Triskel Audiovisual, vinculada a Fernando Quintela, director de Antena de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), por la emisión de tres reportajes es “totalmente escandaloso”, según los expertos consultados. De hecho, por cada uno de los programas se ha llegado a pagar hasta 50 veces más de su precio en el mercado. Las cifras que se abonan por la reemisión de documentales de otras cadenas oscila entre los 1.000 y los 1.500 euros. Canal 9, que se encuentra en quiebra técnica, ha pagado más de 66.000 euros por cada uno de los tres reportajes de los cuales solo se ha emitido uno: Garzón, el jutje estrela al descobert. Los otros dos pendientes analizan el fenómeno de los GAL y al líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba. El programa sobre Garzón se emitió en su día por Intereconomía, cadena en la que Trabajaba Quintela antes de incorporarse a RTVV.

La cantidad abonada es aún más desorbitada si se compara con los 18.000 euros —ahora 12.000 por la crisis— que pagaba la televisión autonómica valenciana por producir, y no solo emitir, sus propios documentales tras la correspondiente aprobación del Instituto Valenciano del Audiovisual y la Cinematografía (IVAC), y que conllevan los derechos de emisión en el ámbito cultural valenciano-catalán. Esta cantidad se paga con independencia de cuál sea el coste real de la producción, tanto da que sean 24.000 como 240.000 euros. Los productores se han quejado de este precio fijo.

EL PAÍS publicaba hace un año el reportaje ¿Por qué tiene tan mala suerte el documental? sobre las dificultades de las pequeñas productoras de televisión. Y allí se cifraba la adquisición de TVE de grandes producciones de documentales de naturaleza en 7.500 euros la hora. Y de ahí, como género estrella, para abajo.

La compra de Canal 9 a Triskel solo suponía el derecho de emisión. De hecho, uno de los reportajes, el dedicado a Garzón en tono muy crítico con el juez, hasta ya se emitió en octubre en la cadena ultraconservadora Intereconomía TV. Y obviando que los programas de Triskel son simples reportajes de actualidad (con mayor o menor sesgo político) de bajo coste que perfectamente se podrían haber realizado por los periodistas de la casa, emitir un buen documental o un reportaje de investigación que destapara noticias de primer orden podría costar solo entre 1.000 y 1.500 euros, es decir, unas 50 veces menos que lo pagado a la empresa afín a Quintela.

“Una ‘tele’ seria no

pagaría eso por

un reportaje emitido”,

dice un experto

Estos precios son los que cobran los profesionales. “Una cadena austriaca acaba de comprar los derechos de emisión de un documental nuestro para todo el ámbito de habla alemana”, explica un productor que prefiere no identificarse, “y nos paga 1.500 euros”. Y se trata de un programa de calidad, premiado en festivales y de más de 70 minutos de duración. Este productor informa de que la cifra que paga Canal 9 es desorbitada comparada incluso con el precio que abona el Canal Internacional de TVE, con derechos de emisión para todo el planeta, que podría llegar, según asegura, hasta los 2.500 euros. Pero lo normal, en una cadena generalista española o autonómica, rondaría los 1.000 o 1.500 euros.

“Una cadena seria nunca pagaría esas cantidades por un reportaje que ya se ha emitido en otra televisión”, asegura otro experto en programas, que conoce los festivales internacionales en los que se compra y vende todo tipo de productoras, “lo que ha pagado es una barbaridad, el precio está a años luz del mercado”. Así, explica que las cadenas más importantes de Europa, con emisiones nacionales en países más grandes que España, pagarían mucho menos por documentales de gran calidad.

Por ejemplo, la italiana RAI ha mostrado interés en esos mercados en grandes temas ambientales, como el deshielo en el Ártico o una catástrofe ambiental, y pagaría 15.000 euros. La turca TRT, con 14 canales, pagaría entre 1.000 y 5.000 dólares (entre 760 y 3.800 euros) por programas de sesgo familiar. La inglesa Current TV, pagaría 4.000 libras (4.800 euros) por hora de contenidos de gran calidad. En el tope de precios, France TV, puede pagar hasta 50.000 euros por los derechos para toda Francia y territorios de ultramar. Y hasta la televisión publica estadounidense PBS paga 500 dólares (380 euros) el minuto por programas de primerísima calidad, es decir, 19.000 euros por un documental de duración media (50 minutos).

El precio pagado, y no desmentido, por Canal 9 — “en cifras no vamos a entrar”, dicen desde la televisión—, fue cuestionado ayer por el comité de empresa de RTVV. Además de criticar la vinculación de Quintela con Triskel, los sindicatos se quejan de que se malgaste tal cantidad de dinero cuando en la empresa ya sabía que iba a acometer un expediente de regulación de empleo que puede dejar en la calle a cientos de trabajadores. RTVV tiene una deuda de 1.200 millones de euros.

Precios en la 'tele'

Reportajes de Triskel. RTVV pagó 200.000 euros por tres programas, pero solo por emitirlos. Uno ya lo programó Intereconomía TV.

Mercado. Los expertos dicen que el precio por emitir un programa ronda los 1.000 o 1.500 euros.

Producción. Cuando produce un documental de calidad, Canal 9 paga 18.000 euros (ahora 12.000 con la crisis). Además de producir, compra derechos de emisión.

Precios internacionales. Los precios que televisiones internacionales ofrecen en los festivales del sector por la emisión de documentales de más calidad son casi siempre muy inferiores.

Más información