Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todolí y Soledad Lorenzo, premiados por el gremio de galerías

Elena Vozmediano, colaboradora del suplemento 'El Cultural' del diario 'El Mundo', y el medio de comunicación 'Art Nexus' recibieron el premio a la crítica de arte

Las 140 galerías de arte catalanas, reunidas en las cuatro asociaciones gremiales, entregaron anoche los Premios GAC 2012, durante la V Noche del Galerismo, que se celebró en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba). El hijo de Richard Hamilton recogió el galardón en nombre del artista británico, considerado uno de los padres del arte pop, que falleció el pasado mes de septiembre. También recibieron sendos premios por su trayectoria profesional la galerista madrileña Soledad Lorenzo y Vicent Todolí, como comisario de exposiciones.

El premio de los galeristas a la crítica de arte fue compartido por Elena Vozmediano, colaboradora del suplemento El Cultural del diario El Mundo y el medio de comunicación Art Nexus, “por la tarea informativa que, desde Colombia, realiza sobre el panorama del arte contemporáneo latinoamericano, construyendo un puente con Europa”.

La galería belga Messen Clercq fue premiada por su contribución a la proyección internacional de los jóvenes artistas de Cataluña y el premio por la mejor exposición del año ha recaído en La Lógica del Ornitorrinco, de Daniel Jacoby, en la galería Toni Tàpies de Barcelona. Finalmente, el premio al coleccionismo ha recaído ex aequo en el holandés afincado en Barcelona Han Nefkens y el empresario Antoni Vila-Casas por la promoción del arte catalán a través de su fundación y sus cinco sedes expositivas.

Apuesta por lo seguro

A diferencia de otras ediciones, todo apunta a que esta vez el jurado de los GAC ha decidido apostar por valores seguros y especialmente por nombres conocidos. Es esta una estrategia que deja la sensación de que en más de una ocasión en lugar de premiar por un motivo concreto, se intenta utilizar el prestigio del galardonado para potenciar el nombre y el papel del premio. Según algunos galeristas, no del todo satisfechos con el resultado, el problema se debe al sistema utilizado. “Cada asociación propone un candidato para cada categoría, así que finalmente el jurado solo puede escoger entre cuatro posibilidades”, explican.

De todas formas, en una coyuntura tan necesitada de iniciativas positivas, unos premios capaces de llamar la atención sobre el mundo del arte contemporáneo siempre son de agradecer. La ceremonia de anoche reunió a unas 300 personalidades del mundo de la cultura catalana y española, incluidos destacados dirigentes políticos, coleccionistas, artistas, directores de museos, periodistas y, por supuesto, muchos galeristas.