Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Otra oportunidad perdida”

Una pequeña encuesta a reconocidos diseñadores gráficos españoles refleja una enorme decepción por la forma en que se gestiona la elección de un logo para representar la candidatura olímpica de Madrid en 2020. Se trata de crear una marca que nos retratará ante el mundo.

Arriba, el logo originario de Luis Peiret. Abajo, modificado por la agencia de publicidad. Ampliar foto
Arriba, el logo originario de Luis Peiret. Abajo, modificado por la agencia de publicidad.

Una pequeña encuesta a algunos reconocidos diseñadores gráficos españoles refleja una enorme decepción por la manera en la que se ha gestionado la elección de un logo para representar la candidatura olímpica de Madrid en 2020, para crear una marca que, al fin y al cabo, nos representará ante el mundo.

Encuesta

¿Te gusta el logo Madrid 2020?

Oscar Mariné (Premio Nacional de Diseño 2010).“Se trata de un trabajo de una gran responsabilidad, es una imagen de marca-país que está sin resolver. Es una insensatez utilizar este tipo de estrategia de concursos. No representa ni la fuerza, ni el empuje, ni la iniciativa, ni la inteligencia que para la ciudad de Madrid es esta candidatura. Los concursos populares no son los más apropiados para los grandes acontecimientos. Es una imagen que nos va a representar en el mundo, a una ciudad tan importante, famosa por ser abierta y acogedora, en un país del que se reconoce su frescura. Es como si el seleccionador nacional fuese a buscar a los jugadores a los colegios. El resultado es un logo indefinible.

Los concursos populares no son los más apropiados para los grandes acontecimientos

Álvaro Sobrino (Presidente de la Asociación de Directores de Arte y Diseñadores Gráficos del FAD). "El error de base es pensar que un concurso de estudiantes puede resolver un problema de identidad como la candidatura olímpica”; “Las condiciones en las que han trabajado los alumnos de las escuelas son inaceptables, teniendo que ceder todos los derechos de su trabajo”; “El trabajo del estudiante es correcto, pero no es un logo para representar a Madrid, le falta síntesis y capacidad expresiva, es estrictamente formal”; “Y las correcciones de la agencia de publicidad lo han estropeado más, le han restado legibilidad, le han puesto una tilde en la i de Madrid y han metido unas mayúsculas cuando todo estaba en minúsculas”.

Josep María Mir (Director creativo de Summa Branding). ”Es un despropósito desde el principio. Se equivocaron al plantear el concurso, al permitir la intervención de una agencia de publicidad sin dialogar con el diseñador, al poner la tilde, al quitar un color olímpico (el negro), al recortarlo hasta el punto de que no se lee... Hemos retrocedido 20 años con respecto a Barcelona '92 y 30 más. Ese logo no es nada y no se puede suponer que está basado en la Puerta de Alcalá y, si se leyera, lo de “m-20” ¿qué significa? Es todo un despropósito, no representa ni a Madrid, ni al deporte, ni al futuro, ni a la juventud... Es otra oportunidad perdida porque en España hay talento de sobra...

El error de base es pensar que un concurso de estudiantes puede resolver la candidatura olímpica

Roberto Turégano (Premio Asociación Española de Profesionales del Diseño Trayectoria Nacional en 2007). “Yo fui jurado para el logo de Madrid 2012 y entonces los que se presentaron eran todos premios nacionales. Ganó Mariscal con una llama olímpica y ahora mira donde estamos..." ¿Por qué no se encargan estas cosas a personas responsables que saben cómo hacer cosas importantes?”; “Es una vergüenza, estamos haciendo el ridículo por todo el mundo, y el chaval es el que menos culpa tiene, le falta trabajo”; “Un logo así tiene que tener potencia comunicativa, claridad, impacto al primer golpe de vista, sencillez para facilitar su posterior estampación, tiene que sorprender... No es fácil. Lo que ha salido es malo, y punto, no vale, salvo que no haya ningún interés en conseguir la candidatura”

No representa ni a Madrid, ni al deporte, ni al futuro, ni a la juventud... Es otra oportunidad perdida

Luis Úrculo (Diseñador y arquitecto, creador de proyectos gráficos para Philippe Starck). Me parece una chapuza. No tiene calidad y muestra una vez más el poco criterio que hay para hacer las cosas. No entiendo como algo que genera tanta imagen y tanta identidad puede ser gestionado de esta manera. Hemos perdido otra oportunidad de hacer bien las cosas porque parece que estamos por debajo del talento que hay”.

Jordi Labanda (Diseñador e ilustrador). “A mí el logo no me gusta, me parece que tiene una legibilidad muy extraña y me cuesta identificar la ciudad de Madrid (a pesar de la explicación de la puerta de Alcalá)... Los colores me parecen bien, son dinámicos y alegres, pero el conjunto me parece un poco chochi... Creo que una gran ciudad como Madrid se merece un logo con más power”.

Más información