Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La planta de biomasa de Errigoiti tiene ya permiso ambiental

Supondrá más de 70 millones de euros de inversión total y generará 125 puestos de trabajo

La empresa vizcaína Bioforest Bost ha obtenido la autorización ambiental integrada del Gobierno vasco para su proyecto de planta de generación de energía eléctrica por combustión de biomasa forestal en el municipio de Errigoiti (Bizkaia), informaron ayer fuentes de la citada compañía. Según indicaron, la obtención de dicha autorización constituye un paso fundamental para la puesta en marcha del proyecto, que supondrá más de 70 millones de euros de inversión total y generará 125 puestos de trabajo, de ellos 25 directos.

 La empresa destacó que el logro de la autorización es “la máxima garantía de que el proyecto cumple debidamente con la salvaguarda de las normas ambientales”. También señalaron que la autorización “desmonta todos los planteamientos pretendidamente medioambientales usados por los opositores al proyecto” al dar respuesta a las 106 alegaciones presentadas en su contra.

Tecnología avanzada

Bioforest Bost aseguró que va a aplicar en el proyecto las tecnologías más avanzadas y menos contaminantes para garantizar que su actividad industrial responde en todo momento a los parámetros marcados por las leyes.

La compañía además, puso de manifiesto que la autorización obtenida “únicamente depende” del Gobierno vasco y que el Ayuntamiento afectado “debe acatar y aplicar la decisión gubernamental al respecto”. Asimismo explicó que la generación de energía con biomasa es “un reconocido motor económico y social de las regiones que han puesto en marcha este tipo de plantas” y contribuye a “la sostenibilidad, al poner en valor los residuos forestales del entorno”.

Las mismas fuentes precisaron que el proyecto de Errigoiti evitará con su actividad industrial la emisión anual de más de 60.000 toneladas de CO2 que se producirían si en su lugar debieran emplearse combustibles fósiles para producir la energía que va a procurar la futura planta a los consumidores.

Bioforest Bost recalcó que, pese a las informaciones sobre el traslado del proyecto a otras ubicaciones en Bizkaia, con este paso ha querido demostrar “su clara apuesta de continuidad, no sólo de la construcción de una planta de biomasa en Bizkaia, sino de mantener su apuesta por la ubicación elegida del polígono industrial de Malluki en Errigoiti”.