Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Etxebarria: “Nos negamos a que haya gente que se lucre con las descargas”

Cosmocaixa acoge a representantes de la creación, del derecho y de plataformas de descarga legal para debatir la piratería cultural

“No nos negamos a que haya descargas privadas, sino a que haya gente lucrándose de ello”. La escritora Lucía Etxeberria, que anunció recientemente que dejaba de escribir por culpa de la piratería en Internet de sus libros, fue la que más aplausos recibió de la docena de participantes reunidos en el I Laboratorio de Piratería celebrado en el Cosmocaixa de Barcelona, entre los que había creadores, políticos, abogados y representantes de las empresas de descarga legal de contenidos. Su objetivo: acercar posturas en torno al enfrentamiento desatado con el auge de las descargas ilegales de contenidos culturales en Internet. Y la intención, con ponentes de la talla del músico Jaume Sisa, Josep Jover, del Partido Pirata y Juan Carlos Tous, fundador del servicio de visionado por streaming Filmin, en intención se quedó.

Sisa y Etxebarria se felicitaron por el reciente cierre de Megaupload efectuado por el FBI y reclamaron a la Guardia Civil que haga lo propio en España. El cantautor hizo hincapié en que las normativas Sinde y Stop Online Piracy Act (SOPA) estadounidense no serían necesarias con un correcto funcionamiento de la Justicia: “Ley, ley y ley. Con la ley en la mano, en Internet no se podría robar”.

“Las descargas ilegales son un síntoma, una actitud. No son el problema en sí”, opinó Félix Riera, director del Instituto Catalán de Empresas Culturales, que desglosó los conflictos que resolver para que en España, el país con mayor índice mundial de piratería, resulten rentables fórmulas que ya están funcionando con éxito en otros países, como es la plataforma de películas y series Netflix, que permite comprar de forma ágil y económica películas y series. “No puede ser que tengamos que meter los 20 dígitos de la tarjeta de crédito cada vez que queramos comprar algo” y “España no dispone de plataformas seguras de distribución” fueron algunos de sus argumentos.

Juan Carlos Tous, de Filmin, empresa que ofrece legalmente, previo pago, contenidos audiovisuales en la red, defendió que no puede existir una industria sin intermediarios: “Somos el eslabón entre industria y público”.

La conclusión (o algo parecido) del encuentro es que es necesario un cambio de actitud de todos: creadores, industria y público. “No creo que la industria quiera eliminar a los creadores de plataformas P2P (peer to peer) porque lo que a la industria le interesa es producir”, afirmó Carmenchu Buganza, abogada y codirectora del máster de IP/IT de ESADE. También insistió en la necesidad de modificar la actual normativa, “que se ha hecho con mentalidad analógica”. En opinión de la abogada, “el problema desaparecerá cuando el público entienda que la creación tiene un coste”.

Tras la intervención de los invitados, se celebró una mesa redonda en la que subió la temperatura. Etxebarria, durante una airada intervención, aseguró tener el “dudoso honor de ser la escritora más descargada de España”. Al final inquirió a Jover, miembro del partido que ha condenado el cierre de Megaupload: “¿Qué debería hacer un escritor que, como yo, tarda cuatro años en escribir una novela. Por favor, dame una respuesta”, a lo que Jover, tranquilo, le contestó con un sencillo “debería cambiar de trabajo”.