Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSC, PP y ERC se abren a negociar los Presupuestos de 2012

Los populares, molestos con el voto en contra en la investidura de Rajoy, amenazan con rechazar las cuentas autonómicas

Los partidos se han posicionado frontalmente en contra de los presupuestos para 2012 que la Generalitat ha presentado este mediodía, que ascienden a 29.727 millones de euros, pero suponen un descenso del 3,8% del gasto de los departamentos respecto a este año. La izquierda política considera que las cuentas autonómicas no ayudarán a reactivar la economía y critican que no se tenga en cuenta la fiscalidad progresiva, para subir los impuestos a las rentas más altas y no castigar a las familias con dificultades económicas. ICV, Ciutadans y Solidaritat (SI) presentarán sendas enmiendas a la totalidad, y el PSC y el PP se reservan su posición con vistas a futuras conversaciones y negociaciones con el Gobierno catalán.

La responsable de economía del grupo parlamentario del PSC, Rocío Martínez-Sampere, ha señalado que los presupuestos de 2012 son “muy mejorables” y “no son útiles” para salir de la crisis porque no contienen “ninguna” propuesta para reactivar la economía. Martínez-Sampere también ha criticado especialmente la reducción del gasto social y ha calificado de “insostenible” el recorte de cerca del 5% en los departamentos de Salud y Educación. En este sentido, la diputada socialista ha acusado al Gobierno de CiU de tener “nula sensibilidad social” en momentos de crisis y le ha recriminado que no se contemple la fiscalidad progresiva. Para ejemplificarlo, Martínez-Sampere ha criticado la “injusticia” que supondrá el tique moderador para los enfermos crónicos que requieren frecuentes recetas, especialmente si además el usuario tiene dificultades económicas.

A pesar de las críticas, los diputados del PSC han reiterado que tienden la mano al Gobierno catalán, tal como el nuevo primer secretario de los socialistas, Pere Navarro, anunció el domingo.

El portavoz del PP en el Parlament, Enric Millo, ha eludido hacer una evaluación global de las cuentas por el escaso tiempo para analizarlas, pero ha insinuado sus reservas hacia ciertas líneas, como el volver a recortar en Educación y Sanidad, no subir impuestos e implantar una tasa turística o el tique moderador. Millo también ha reprochado a Artur Mas la tardanza en la presentación de los presupuestos y le ha recordado que justificó esta demora aduciendo que no conocía con qué inversiones del Estado contaría en 2012. “Ahora tampoco lo sabe”, ha apuntado Millo, cosa que le ha llevado a una dura conclusión: “O mentía entonces o lo hace ahora, pero en algún momento ha mentido”. No obstante, Millo no ha querido anunciar el sentido de su voto a los presupuestos.

El presidente del grupo parlamentario de ERC, Joan Puigcercós, aunque se ha mostrado a favor de implantar un tique moderador en las recetas, se ha manifestado contrario a la universalidad de este impuesto “que afectará especialmente a quien más hace uso de las recetas: jubilados y enfermos crónicos” ha lamentado el republicano. También ha pedido que se aplique un criterio de progresividad en la tasa turística (una propuesta que ERC también apoya), de tal manera que se graven más las pernoctaciones en hoteles de lujo. Especialmente crítico se ha expresado Puigcercós respecto a la subida en el precio de los transportes públicos, que ha calificado de “grave problema”. “No había pasado nunca que se subiera el billete del transporte al mismo tiempo que se reduce el servicio. Es un retroceso, vamos para atrás”, ha remachado Puigcercós, quien pese a todo ha asegurado que continuará negociando con CiU las cuentas.

Menos abierto al diálogo se ha mostrado Joan Boada, de ICV-EUiA, que ha afirmado que las cuentas autonómicas suponen una “doble colleja” para los trabajadores, porque se les recortan los servicios sociales y al mismo tiempo se les suben los impuestos. Boada ha sido especialmente crítico sobre este aumento de la presión fiscal (en las tasas de agua, universidades y transportes) que “afecta a la economía doméstica de los trabajadores” y declarado que echa en falta impuestos que graven las grandes fortunas o la economía especulativa. “¿Donde está la lucha contra el fraude fiscal?”, se ha preguntado Boada.

Según Albert Rivera, de Ciutadans, los presupuestos presentados hoy “no sirven para reactivar la economía, sino para recortar y para mantener el statu quo en ciertas estructuras políticas”. Rivera también ha criticado que los impuestos “gravan por igual a aquellos que no llegan a final de mes y a las grandes fortunas”. El líder de Ciutadans se ha mostrado especialmente en contra del tique moderador. “Parece que ponerse malo es un capricho. Cuando la gente va al médico es porque lo necesita, a la gente no le gusta ponerse enferma”, ha señalado Rivera, quien considera que la medida es de “dudosa constitucionalidad”. Ciutadans ha anunciado que si el Gobierno no da marcha atrás en esta propuesta, buscará el apoyo de otros grupos parlamentarios para llevar este impuesto al Consejo de Garantías Estatutarias.