Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cuota anual del Bicing costará 44 euros en 2012

Los parados deberán pagar el 50% de los gimnasios municipales

Estación de Bicing de plaza de Catalunya
Estación de Bicing de plaza de Catalunya

Los usuarios de la bicicleta pública pagarán cinco euros más en la cuota anual de 2012 y otros cuatro euros en concepto de seguro de accidentes y responsabilidad civil. Es decir, de los 35 euros que pagaron este año se pasará a 44, según los precios públicos que presentó ayer la segunda teniente de alcalde, Sònia Recasens. Los precios serán aprobados hoy en la comisión de gobierno municipal.

Actualmente, lo que sufraga el abonado del Bicing con la cuota que paga representa el 21% del coste real y con la subida se llegará al 25%. “Está todavía lejos del 40% que paga el usuario del metro o el autobús respecto al coste de esos medios de transporte”, apuntaba la concejal para justificar la subida del servicio.

CiU, ya en la oposición, mantenía que el usuario del Bicing tenía que pagar más para aligerar la factura que liquidaba el Ayuntamiento a la concesionaria del servicio. Según sus cuentas, hasta ahora el Consistorio ha pagado anualmente 15 millones de euros y con la subida que se aprobará pasará a pagar unos 13 millones de euros. El siguiente paso es introducir la publicidad en las bicicletas públicas para obtener más ingresos. Eso ocurrirá probablemente el año próximo.

Paralelamente, el consistorio abrirá un nuevo registro de la flota del bicing de cara a identificar el vehículo en caso de accidente. De momento, el ayuntamiento no se ha planteado extender el registro de matrículas de las bicicletas públicas a las particulares. Actualmente hay 120.000 abonados al bicing, un servicio que alcanzó los 160.000.

Otros precios públicos que subirán el IPC son las entradas del zoo. La entrada de adultos pasará de 16,50 euros a 17. Y el carnet del zoo club familiar subirá de 72 a 75 euros. El Tibidabo mantiene las tarifas. Los que perderán la gratuidad del abono a instalaciones deportivas municipales son los barceloneses en situación de paro. El Ayuntamiento ha decidido eliminar la gratuidad introducida en 2010 y dejarla en una bonificación del 50%. El motivo: el incremento de la factura que paga el Consistorio. En enero de 2010 —cuando se introdujo la gratuidad— esa medida benefició a 5.900 barceloneses en paro y ahora son más de 12.000. De forma paralela, el Consistorio ha tenido que ir asumiendo ese coste que ha pasado de un millón de euros a 3,7. “Es excesivo porque, además, no tenemos control de si se utilizan las instalaciones. Introducir el pago del 50% de la tarifa corresponsabiliza al usuario”, ha argumentado la edil Recasens.